El Consorcio pide también suprimir el nombre de Juan Carlos I de la parada del tranvía

Imagen de la dársena interior de Valencia. / Jesus Signes
Imagen de la dársena interior de Valencia. / Jesus Signes

El rótulo del Monarca emérito ha estado sólo cinco años y la modificación afectará a unos tres mil carteles, paneles y otros soportes

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El Consorcio Valencia 2007 ha pedido a Ferrocarrils de la Generalitat el cambio de nombre de la parada de la línea 8 del tranvía, denominada Marina Reial Joan Carles I, para que en su lugar sea rotulada con el de Marina Valencia. De esta manera se extiende el cambio de la marca principal de la dársena, un proceso iniciado el pasado marzo cuando se presentó el plan estratégico de la entidad.

El cambio no será inmediato, indicaron fuentes de Ferrocarrils de la Generalitat, aunque en estos casos lo normal es aceptarlo. Antes de que eso ocurra, un grupo de trabajo de la empresa pública acordará el coste económico que supone, además del procedimiento necesario.

Las mismas fuentes estimaron que una sustitución de este tipo afecta a unos 3.000 carteles, paneles y otros soportes donde aparece en la actualidad el nombre de Marina Reial Joan Carles I y que será cambiado por la propuesta del Consorcio. La marca comercial de la entidad hace meses que suprimió la denominación del monarca emérito.

La entidad gestora de la dársena ya ha cambiado su marca comercial por la de Marina de Valencia

El director general de la entidad, Vicent Llorens, justificó entonces el cambio en que de esta manera se ubica mejor el lugar, una «cuestión toponímica», aunque en su momento recibió fuertes críticas del Partido Popular, en el sentido de querer borrar cualquier referencia a la etapa de la Copa América de vela. El siguiente paso en este proceso se publicó el martes en el Boletín Oficial del Estado, con un concurso por valor de 94.000 euros para la retirada de toda la señalización y la colocación de nuevos rótulos.

Así se culminará un proceso donde tras varias alternativas resultó más votada un callejero con siete nombres. Se trata de paseo de la Escollera, plaza de la Sal, plaza de la Ola, plaza del Agua, plaza de las Horas, calle de la Travesía y plaza del Horizonte. Está por ver si se incluirán en el nomenclátor municipal.

Se da la circunstancia de que la parada en cuestión, en el tramo final de la calle Doctor Marcos Sopena, recibió el nombre del anterior monarca en 2013, por lo que apenas llegará a cinco años antes de un nuevo cambio. Anteriormente se llamaba Neptú por la cercanía del paseo donde se sitúan buena parte de los restaurantes y bares de esta playa.

Los cambios de rótulos suelen ser aceptados por Ferrocarrils de la Generalitat en el caso de que sean razonados, como ocurre en este caso al estar inscrito en el citado plan estratégico. Las últimas sustituciones han sido cambiar el nombre de Hospital por el de Safranar, por donde pasan las líneas 1, 2 y 7, así como dos en el municipio de Alboraya.

En la misma línea 8, a la parada denominada Grau se le añadió el término de Canyamelar por el barrio donde se sitúa, mientras que una cuestión diferente fue la estación de metro Amistat (líneas 5 y 7), a la que también se adjuntó Casa de la Salud por un acuerdo comercial con la empresa propietaria del hospital privado situado apenas a unos metros de los andenes. Este caso es de momento único en Valencia y se puso en castellano por el contrato. El resto se nombran en valenciano.

El PP alerta de la ruina del tinglado 2 por el retraso de las obras

El concejal del grupo popular Alfonso Novo denunció ayer que como consecuencia del retraso que sufre la rehabilitación del tinglado 2 en la Marina se está «produciendo un deterioro añadido a este inmueble protegido». El edil recordó que hace seis meses el director del Consorcio Valencia 2007, Vicent Llorens, anunció la licitación de las obras del Tinglado 2 para finales de 2017, pero según destacó, «ha comenzado el año nuevo y continuamos sin tener conocimiento de la licitación de unas obras de rehabilitación que no son prioritarias para el gobierno municipal, mientras dan importancia a gastarse 94.000 euros en cambiar las señales».

Fotos

Vídeos