El Consorcio construirá jardines y zonas de descanso en la Marina

El Consorcio construirá jardines y zonas de descanso en la Marina

Los recorridos peatonales y ciclistas rodearán la dársena, con una primera fase que se hará el próximo año junto al tinglado 2

P. MORENO VALENCIA.

De momento será un espacio público de 10.000 metros cuadrados, aunque a medio plazo se quiere multiplicar por cinco la superficie que el Consorcio destinará a jardines, zonas peatonales, recorridos ciclistas y áreas de descanso. Así lo anunciaron ayer fuentes de la entidad gestora de la Marina de Valencia, que empezará esta intervención junto al tinglado 2.

La misma nave modernista será objeto de una remodelación completa. El presupuesto ya está aprobado pero falta sacar a concurso la obra, que permitirá entre otras mejoras eliminar las grandes lonas colocadas hace meses para tapar las imperfecciones aparecidas por la falta de mantenimiento.

El espacio público será ejecutado el próximo año, una vez concluya un proceso de participación ciudadana acerca del diseño que debe tener la plaza, indicaron fuentes de la entidad. La ambición es que en los 53.000 metros cuadrados previstos en todo el plan sea protagonista la mancha verde, con jardines que salpiquen las zonas de paseo.

El alcalde Joan Ribó visitó este jueves el Valencia Boat Show, el salón náutico desplegado en la dársena, donde recordó que está pendiente el concurso para la construcción de un nuevo varadero, así como la ampliación y gestión de todos los amarres en la Marina.

Para ello se necesita la aprobación del consejo rector, dada la envergadura de la inversión. El último se celebró el pasado verano, mientras que todavía no hay fechas cerradas para el próximo. La idea es ofrecer más amarres de ocho y 15 metros para atender a este sector del negocio náutico. En cuando al varadero, el solar reservado se encuentra en la Marina sur, en las inmediaciones de la nueva terminal de cruceros del puerto comercial. La instalación se convertirá en la punta de lanza de un grupo de empresas, que ahora están acogidas en las antiguas bases de la Copa América de vela.

La eliminación de estos inmuebles dará paso a nuevos espacios ajardinados, tal y como reza el plan de usos. El director general del Consorcio, Vicent Llorens, explicó que la hoja de ruta de la entidad incluye el propósito de ser un «polo de innovación, de atracción de inversiones para Valencia, ser referente del sector náutico y ayudar a los barrios marítimos», como lugar que acoja actividades culturales y vecinales.

Pese a que el consejo rector no tiene plazo para la siguiente sesión, sí que ha comenzado a andar la comisión técnica que debe evaluar la viabilidad económica del Consorcio, que arrastra desde 2007 una deuda que supera los 400 millones de euros. El pasado 19 de octubre se celebró la primera sesión y el 14 de diciembre se ha previsto la segunda. La intención es validar entre todos los socios (Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento) el plan de negocio, así como definir la deuda que se puede amortizar con esa actividad.

Fuentes de la entidad indicaron que en la vida útil del Consorcio, unos 35 años, será imposible la devolución de todos los préstamos, aunque «nunca se ha puesto eso en un papel, lo que es necesario para alcanzar un acuerdo».

Más

Fotos

Vídeos