El Consistorio pacta con los vecinos las nuevas viviendas en el Cabanyal

Sarriá, en el centro, ayer antes de la reunión. / j. j. monzó
Sarriá, en el centro, ayer antes de la reunión. / j. j. monzó

Los residentes desisten de la recogida de firmas contra el planeamiento y acuerdan estudiar alternativas para los pisos previstos en Doctor Lluch

P. MORENO VALENCIA.

La crispación surgida hace unos días entre la asociación de vecinos del Cabanyal, la plataforma Salvem el Cabanyal y el gobierno municipal, sobre todo la concejalía de Desarrollo Urbano, fue borrada ayer en una reunión en el Ayuntamiento donde se pactó la aprobación de las viviendas previstas en el nuevo planeamiento urbanístico, siempre que no afecten a jardines e instalaciones deportivas consolidadas en el barrio.

La discusión había surgido por 466 viviendas previstas junto a la calle Doctor Lluch, en unos solares grafiados por el Plan General de 1988 como zonas verdes, aunque no ejecutados por completo. El concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, dijo al término del encuentro que los redactores del plan elaborarán varias alternativas para presentar dentro de escasas fechas a las entidades vecinales.

En todo caso, reiteró que la propuesta actual forma parte de un borrador, por lo que es susceptible de modificaciones. «Buscamos hacerlo todo por consenso», subrayó. Tanto la asociación como la plataforma vecinal indicaron que se ha llegado a «una situación de entendimiento», para decir que los técnicos «repensarán las actuaciones previstas 1 y 2 para respetar las zonas verdes consolidadas y deportivas en uso. Hemos encontrado una disposición profesional muy positiva para afrontar el futuro del planeamiento y encontrar la mejor solución».

La zona de Eugenia Viñes, donde se levantarán edificios residenciales, no es objeto de discrepancia

Adujeron que el conflicto abierto se ha debido a las «dificultades de comunicación que han surgido en las últimas semanas». Tras agradecer la mediación del concejal apuntaron que la «participación ciudadana funciona cuando los políticos que gestionan la Administración hace un esfuerzo para entender la realidad vivida en los barrios».

Del mismo modo, las entidades frenan la recogida de firmas en contra del borrador del planeamiento, a la espera de estudiar las alternativas que se harán. Sí que se presentarán las que llevan hasta ahora, aunque «sólo con una finalidad testimonial».

Por su parte, el concejal de Desarrollo Urbano indicó que los vecinos se han mostrado favorables a situar las viviendas en los solares no urbanizados de Doctor Lluch, respetando lo existente, además del compromiso del equipo redactor de diseñar varias propuestas. «Hemos combinado la reivindicación vecinal con las necesidades del planeamiento, y pronto se plasmarán en una propuesta concreta que sin duda será de consenso», aseguró el edil.

La tercera unidad de ejecución que se hará en propiedades municipales se encuentra entre las calles Eugenia Viñes y Doctor Marcos Sopena, donde en el anterior mandato se había previsto un complejo de piscinas cubiertas. El borrador del planeamiento prevé 235 pisos, de los que el 60% serán de promoción pública, igual que en los casos anteriores. Esta zona no ha sido objeto de objeciones por los vecinos.

La concejal de Gestión del Patrimonio, María Oliver, indicó la necesidad de alcanzar un acuerdo con los vecinos, además de reconocer la dificultad de acometer el planeamiento. Su departamento negocia con la empresa Plan Cabanyal la permuta de una serie de propiedades para que tengan cabida los equipamientos previstos en el Plan Edusi con fondos de la Unión Europea.

Tras la permuta y una serie de dotaciones públicas, consideró que al Consistorio le quedará una cantidad pequeña de propiedades inmobiliarias. El planeamiento prevé 1.500 nuevas viviendas en total, entre los sectores públicos y privados. Sarrià citó que algunas unidades están más atrasadas, como la próxima a la Malvarrosa en la calle Doctor Lluch, donde algunos solares están pendientes de expropiación.

Fotos

Vídeos