El Consistorio aprobó los cambios en la EMT cuatro días después de ponerlos en marcha

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

El Ayuntamiento de Valencia aprobó la modificación de algunas de las líneas de la EMT que cambiaron el pasado 22 de febrero el lunes, cuatro días después de la puesta en marcha de las modificaciones en la red. Así se desprende de una resolución firmada el pasado lunes por el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, pero que retrotrae a una decisión tomada en la Junta de Gobierno Local el pasado 26 de julio de 2017.

El documento al que ha tenido acceso este diario hace referencia a los cambios en la línea 18 para acercar el trayecto al hospital Doctor Peset y alejarlo de La Fe, un cambio efectuado por Movilidad asegurando que contaba con el beneplácito de los vecinos que, sin embargo, han protestado por la eliminación de la parada en La Fe. La EMT, por su parte, ha defendido que el 8 ya cruza el barrio y llega al hospital universitario más grande de Valencia.

En la resolución, el Ayuntamiento autoriza a la EMT a efectuar los cambios propuestos, que tienen sobre todo a crear nuevas paradas cerca del Peset. La autorización del Consistorio, que no tiene poder sobre las decisiones que tome la empresa municipal, hace referencia principalmente a la instalación de las marquesinas o postes indicadores de las paradas, que deberán estar «lo suficientemente sujetos para resistir la acción del viento». Además, el Ayuntamiento exige a la EMT que pida autorización para instalar o retirar las paradas que ya no estén en uso, «dejando el pavimento en perfecto estado y asumiendo toda responsabilidad en caso contrario».

Los cambios en las nuevas líneas han acumulado protestas de conductores y usuarios, que critican el desorden y el caos sobre todo en fechas concretas, como el pasado fin de semana, cuando varios actos en la calle complicaron el funcionamiento de la red.

Fotos

Vídeos