El Consell sólo ha ejecutado el 15% de las inversiones en prevención de incendios

Unos bomberos combaten el fuego este pasado verano en Gátova. /EFE
Unos bomberos combaten el fuego este pasado verano en Gátova. / EFE

Medio Ambiente invierte 1,1 millones de los 7,4 previstos para luchar contra el fuego en los montes durante 2017

JUAN SANCHIS VALENCIA.

En enero ardió la Marjal dels Moros. El año apenas había comenzado cuando el primer incendio de 2018 calcinó 320 hectáreas con el agravante de que se trata de un paraje protegido perteneciente a la Red Natura 2000. Al parecer una quema incontrolada unida al fuerte viento propició el desastre ecológico.

Tal y como sostienen desde el Consell los incendios forestales parece que ya no son sólo un problema del verano y hay que estar dispuesto a actuar en cualquier momento del año. Es lógico pensar que esta preocupación tendrá un reflejo en la gestión concreta.

Los periodos de alerta de los servicios de extinción de incendios son cada vez más amplios. Los efectivos se incrementan en la Semana Santa, al inicio del periodo de mayor riesgo, y prácticamente permanecen sin restricciones hasta bien entrado el otoño.

Pero la política de prevención de incendios no sigue el mismo camino. La Conselleria de Medio Ambiente sólo ha gastado el 14,9% de las inversiones en prevención de incendios forestales durante todo 2017, tal y como recoge el estado de ejecución del presupuesto de gastos de la Generalitat Valenciana. Es decir, únicamente se gastaron 14,9 euros de cada 100 previstos en las cuentas para el año pasado.

Según estas cifras, el ejecutivo valenciano destinó 3,1 millones en los presupuestos a este capítulo en el apartado de inversiones, posteriormente una modificación de créditos aportó 4,2 millones más. La Conselleria disponía de esta forma de 7,4 millones para invertir en prevención de incendios de los que sólo gastó 1,1 millones.

Además, Medio Ambiente renunció a invertir 677.000 euros. Es decir, el departamento casi devolvió a las arcas autonómicas el 10% del presupuesto destinado a inversiones en prevención de incendios.

La cifra de ejecución alcanza el 44,6%, según estos datos, si se incluyen todos los gastos de este departamento (personal, compra de materiales, bienes corrientes y transferencias de capital). En este sentido, hay que tener en cuenta que en capítulos como personal se gasta el total de la cantidad prevista, lo que supone un incremento en el porcentaje de ejecución presupuestaria.

El gasto más castigado en los presupuestos

El nivel de ejecución presupuestaria de todos los departamentos dependientes de la Conselleria de Medio Ambiente se encuentran en el 50%. En el capítulo de Cambio Climático y Calidad Ambiental, uno de los ejes estrella del Consell de Botànic, el gasto comprometido al finalizar 2017 apenas supera el 49% sobre un total presupuestado de 11,9 millones de euros. En él se incluye la política de tratamiento de residuos. En peor situación se encuentra el programa de Medio Natural y Evaluación Ambiental donde la inversión ejecutada se encuentra en el 48%. El departamento con más capacidad de gestión durante el pasado año fue el de política hídrica, con el 58,9% ejecutado.

Aún así, el balance de la Conselleria de Medio Ambiente ha mejorado respecto al año anterior. Al finalizar 2016 los gastos comprometidos apenas alcanzaban al 13% de los 3,4 millones de euros que había previsto invertir.

Las inversiones en prevención de incendios forestales se refieren a actuaciones como la realización y mantenimiento de los cortafuegos, trabajos silvícolas como la limpieza de matorrales, la construcción de balsas para que puedan repostar los bomberos o las torres para la vigilancia forestal, entre otras.

Presupuestos

La portavoz de Medio Ambiente del Partido Popular en Les Corts, Elisa Díaz, afirmó que el problema «no es sólo que no destinan recursos a las políticas de prevención de incendios, sino que el poco que presupuestan no lo gastan». Díaz criticó el estado de abandono en que se encuentran los montes valencianos y recordó las denuncias presentadas por el sector forestal desde el inicio de la legislatura. Denunció en este sentido la falta de nuevas infraestructuras o el mal mantenimiento de las existentes. «Es un índice de la mala gestión o de la falta de gestión», apuntó.

Medio Ambiente ejecuta este recorte en un momento de fuerte sequía, cuando se incrementa el riesgo de que se produzcan incendios forestales por la sequedad en la que se encuentra el monte. Los expertos han alertado en diversas ocasiones de los escasos trabajos que se acometen en los terrenos forestales de la Comunitat y del exceso de vegetación.

La reducción más destacada se aplica al capítulo de nuevas infraestructuras forestales que pasa de los 2,3 millones contemplados en los presupuestos del año 2017 a algo más de un millón, lo que supone un recorte del 56,5%.

Además, los trabajos de silvicultura preventiva son también víctima de la caída de las inversiones al pasar de los 539.000 euros previstos en 2017 a los 140.000.

Fotos

Vídeos