El Consell reitera que las obras de la T2 se reanudarán en 2019 aunque aún no hay proyecto

Parte del tramo en superficie abandonado de la T2 / juan j. monzó
Parte del tramo en superficie abandonado de la T2 / juan j. monzó

Salvador reclama a Fomento que aclare si la AP-7 será gratuita cuando se liberalice y la creación de una comisión sobre las mejoras en la V-30 y V-31

ISABEL DOMINGO

valencia. Las máquinas regresarán a la T2 de Metrovalencia el próximo año. Así lo reiteró ayer la consellera de Obras Públicas, María José Salvador, durante un encuentro informativo con medios en el que hizo balance de las inversiones en obras públicas durante los dos años de legislatura, respondiendo así al grupo popular en Les Corts que hace unas semanas la acusaba de no ejecutar los presupuestos.

Salvador aseguró que este año se redactarán los proyectos constructivos y que las obras comenzarán en 2019, ya que ese es «el compromiso». Será Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) quien se encargue de la redacción y actualización de la propuesta para el trazado que discurre entre la calle Alicante y la Ciudad de las Ciencias. Para ello, hay previsto un millón de euros en los presupuestos de la Generalitat.

Es uno de los motivos por los que se han incrementado las cuentas de FGV para 2018, que pasan de los 22,8 millones del año pasado a los 44,1 millones para el actual. La electrificación de un tramo en Benidorm o la reactivación de los trabajos en el túnel de la Serra Grossa son otros proyectos que la conselleria prevé desarrollar este año.

En el caso de las carreteras, la titular de Obras Públicas resaltó que en los dos años de legislatura se han acometido «200 actuaciones singulares» con una inversión de 287 millones, lo que se ha traducido en mejoras en 430 kilómetros de la red que gestiona la Generalitat (2.763 kilómetros), «especialmente en las comarcas de interior». Además, resaltó que el 60% de esa inversión se destinó a actuaciones de conservación, seguridad vial, accesibilidad o movilidad sostenible.

Sobre este último aspecto, María José Salvador avanzó que mañana se producirá la primera reunión con el presidente, Ximo Puig, y con los agentes sociales y económicos para iniciar el proceso de desarrollo de una Estrategia de Movilidad Sostenible entre 2019 y 2030, que permita «diseñar el mapa de actuaciones de cara al futuro» en materia de infraestructuras.

Evitar el modelo de la V-21

En este sentido, la consellera recordó la situación de la V-21, donde se ha llegado tarde «a hacer cualquier tipo de planteamiento» al estar licitada y adjudicada la obra del tercer carril. Por ello, instó al Ministerio de Fomento a crear una comisión de seguimiento para abordar conjuntamente los proyectos de mejora de la V-30 y la V-31. «Deberían sentarse a abordar estas cuestiones junto al Consell», aseguró recordando que se pueden «buscar soluciones con el consenso de los alcaldes».

Acompañada por el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, que recordó los retrasos en el corredor mediterráneo (como la puesta en marcha del AVE a Castellón), Salvador también planteó al ministerio la necesidad de conocer si la AP-7 será gratuita cuando se liberalice a finales de 2019 y explicó que la conselleria trabaja en las propuestas de vías de conexión porque Fomento «no mueve ficha».

Sobre el nuevo plan de Cercanías, aseguró que estarán «en guardia» para que las actuaciones incluidas se materialicen en los Presupuestos del Estado para 2018, donde confía en que también se incorpore la subvención para el transporte metropolitano.

Fotos

Vídeos