El consejo de la Marina se desbloquea tras ocho meses para agilizar las concesiones

El canal de acceso a la dársena interior, visto desde la Marina norte. / lp
El canal de acceso a la dársena interior, visto desde la Marina norte. / lp

La reunión se celebrará en marzo con asuntos pendientes como el Museo del Mar y el concurso para la gestión de todos los amarres

P. M.

valencia. Fumata blanca para el consejo rector del Consorcio Valencia 2007, entidad gestora de la Marina. Nueve meses después del último encuentro, el alcalde Joan Ribó anunció ayer tras una reunión con el conseller de Hacienda, Vicent Soler, que ambas instituciones han cerrado un acuerdo con el Gobierno para que el encuentro se celebre a principios de marzo. El último fue el pasado 27 de junio.

Estos consejos son primordiales para desbloquear temas de calado en la Marina, como es el caso del Museo del Mar en el antiguo Varadero o la gran concesión pendiente para la gestión de amarres, lo que se ha vinculado con la construcción de una nueva zona de mantenimiento de barcos. Los estatutos del Consorcio requieren unanimidad en todos los acuerdos aunque el Gobierno se reserva el derecho de veto. Tan lejos como esa semana, se difundió el proyecto para reurbanizar una franja importante de terreno en la dársena interior, desde el edificio del Reloj hasta las inmediaciones de la escuela de negocios EDEM.

Esa iniciativa, básicamente un gran bulevar arbolado, necesita de la aprobación del Ejecutivo de Madrid al tratarse de una inversión que supera el millón de euros y que se pretende hacer con fondos propios. El Consorcio maneja un estudio donde se concluye que habrá ingresos indirectos para amortizar la obra en un plazo de cuatro años por la afluencia de más visitantes.

De la Marina, Ribó dijo tras su reunión con Soler que «en su gestión intervienen tres administraciones, y el Gobierno hasta ahora no ha avanzado en todo aquello que desde Valencia estamos tratando de impulsar. La Generalitat y el Ayuntamiento hemos reclamado en repetidas ocasiones la reunión del consejo rector, que finalmente se reunirá a principio de marzo».

Citó el retraso del Museo del Mar o la enorme deuda que arrastra la entidad, así como otras de funcionamiento diario que calificó de «fundamentales; tenemos que ponerlo en marcha porque la Marina va bien y al margen de la parte financiera, tiene resultados positivos, pero requiere un consejo que actúe», explicó.

El conseller Soler dijo que lo que intentan «explicarle al Gobierno es que España no se acaba en la M-50, que más allá también hay problemas y se tiene que implicar como si esto estuviera en la Castellana: igual. Y si no lo hace, tendremos que llamarle la atención porque aquí pagamos los impuestos como los paga cualquier ciudadano de Madrid. Y, por otro lado, muchas de las infraestructuras y las iniciativas nuestras son importantes no sólo para los valencianos, sino también para toda España», para recordar el ejemplo del corredor mediterráneo».

Fotos

Vídeos