Las consecuencias del cemento de los años 60 y 70

L. G. VALENCIA.

Cuando ayer se conoció la nueva realidad que acompaña al Hospital Clínico de Valencia, varias opiniones pusieron el acento en el peso de los años que soportan sus paredes. Desde la Conselleria de Sanidad hizo referencia a esa circunstancia, como también lo hicieron los representantes de las formaciones sindicales.

Rosa Atienzar, de CC.OO, explicó que una de las cuestiones que los técnicos explicaron ayer fue que en torno a los años 60 y 70 en la construcción se utilizaron materiales como «el cemento aluminoso y el fibrocemento, que llevó a la presencia de amianto en los edificios». Cabe recordar que este elemento fue el detectado en las antiguas instalaciones de La Fe de Campanar y cuya presencia en el edificio llevó a los técnicos a desaconsejar la rehabilitación en favor del derribo de los pabellones de la antigua Ciudad Sanitaria.

Andrés Cánovas, secretario general del sindicato médico CESM, también llamó la atención sobre este extremo. Refirió la característica de la construcción en los años 60 y 70 y recalcó que el «Clínico es un hospital viejo y la aluminosis una patología de las construcciones viajas».

Esta constatación le llevó a advertir de que lo que ahora se ha visto en el complejo de Blasco Ibáñez «pude ocurrir en cualquier otro edificio de la misma época».

Manu Rodríguez, del CSIF, aclaró que una las cuestiones que los técnicos explicaron para dar a conocer la situación fue la que hacía referencia a las consecuencias que en algunos casos han sufrido las construcciones que se levantaron a lo largo de los años 60 y 70 del pasado siglo.

Fotos

Vídeos