Conductores de la EMT critican la improvisación en las nuevas líneas que arrancan hoy

Un autobús de la EMT recorre la avenida Navarro Reverter, ayer, durante los viajes de prueba. / ayto. valencia
Un autobús de la EMT recorre la avenida Navarro Reverter, ayer, durante los viajes de prueba. / ayto. valencia

La evaluación de riesgos de los trayectos que funcionan desde hoy se ha hecho con sólo 24 horas de margen

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La evaluación de riesgos de las nuevas líneas de la EMT que entran en funcionamiento desde hoy han desvelado que una de cada tres paradas de los trayectos son poco accesibles. Conductores de la empresa denuncian, además, improvisación en la preparación de las líneas y «puntos negros» en estos recorridos, según explicaron ayer fuentes de los sindicatos de la EMT.

Y es que la sensación entre quienes hoy se han puesto detrás de los volantes de las nuevas líneas no puede ser peor. Sienten que se ha improvisado. Si la semana pasada los sindicatos denunciaban que fueron informados oficialmente de la puesta en marcha de las líneas hace escasas jornadas, en esta ocasión critican que la evaluación de riesgos se ha hecho con poco margen de acción. Se trata de un recorrido de los nuevos trayectos con los autobuses que transitan por las líneas para comprobar la accesibilidad a las paradas, los giros y cualquier otro problema que pueda aparecer. Sin embargo, como buena parte de las líneas ya estaban en funcionamiento, las deficiencias detectadas en cuestión de giros u operatividad propiamente dicha han sido mínimos.

Sí se han encontrado importantes deficiencias en forma de problemas de acceso a las paradas. Cabe destacar que la introducción de autobuses articulados en determinadas líneas, sobre todo en la nueva línea 92 (que antes era la 2), está dando quebraderos de cabeza a los trabajadores. Así lo aseguran fuentes de los sindicatos, que explican que la situación en parte del recorrido de la 92 «obliga a dejar a viajeros en jardineras si bajan por la segunda puerta». Cabe recordar que en la línea 2 ya circulaban autobuses articulados pero únicamente en la etapa estival.

Será necesario vigilar que el carril bus esté limpio para que se cumplan las frecuencias

«Ha ido todo muy improvisado, en plan, 'se me ocurre esto y hago esto'», denuncian las mismas fuentes. Los sindicatos aseguran que el problema es que la remodelación se pretendía «tras acondicionar las paradas». Pero no se ha hecho. Es más, el Consistorio ya ha empezado el proceso de adjudicación de las obras de mejora de la accesibilidad en las paradas de la EMT por un valor total de 363.860,18 euros, IVA incluida. En este contrato también están incluidas la mejoras de accesibilidad en paradas del Ensanche, Algirós, Rascanya, Pobles de l'Oest y Pobles del Sud.

Los conductores también criticaron los problemas para mantener la frecuencia de las nuevas líneas. Cuanto más largo sea el trayecto, más posibilidades hay de que durante el mismo aparezcan imprevistos que afecten a la frecuencia. Será importante en este caso, explican los trabajadores, que la Policía Local vigile que los carriles bus quedan expeditos y nadie para ni estaciona en ellos, porque la parada de un vehículo en el carril bus obliga a los conductores a perder tiempo en salir al carril de al lado y volver luego al suyo, lo que a su vez provoca retenciones en el carril aledaño.

A todos estos problemas habrán de enfrentarse los conductores en las nuevas líneas que entran en funcionamiento hoy. Para ello ha sido necesario incluso cambiar la planta viaria de la avenida Navarro Reverter, que desde ayer es de doble sentido, y en la rotonda de la Porta de la Mar, que ahora es efectivamente una rotonda.

En cuanto a los cambios, hay que destacar que la línea la 18 modifica su itinerario finalizando su recorrido en el Hospital Doctor Peset, «una demanda histórica del barrio de Malilla y de sus alrededores y que ahora lo hacemos posible», según explicó ayer el concejal de Movilidad y presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi. Esa modificación, eso sí, ha traído consigo la eliminación de la parada de La Fe, muy utilizada por los vecinos del barrio, que sin embargo sigue teniendo acceso al hospital de Malilla gracias a la línea 8. La línea 2, por su parte, cambia de nombre y pasa a ser la línea 92 y se refuerza con autobuses articulados y híbridos.

La línea 99, que hasta ahora se quedaba a la estación del Cabanyal, prolonga su recorrido actual para llegar hasta la Malvarrosa y conecta el marítimo y el entorno comercial de la Ciutat de les Arts i les Ciències. Se trata también de una modificación llamativa porque cuando los vecinos de los barrios del norte pidieron, en verano del año pasado, que la línea 99 recorriera también la Ronda Norte o, al menos, ampliara su recorrido más allá de la Estación del Cabanyal, la EMT les negó la petición porque eso creaba una línea demasiado larga y poco operativa, algo que ahora ha hecho la propia empresa.

Continuando con los cambios, las líneas 3 y 41 se combinan y se convierten en la 93, mientras que la línea 1 pasa a ser la 94, y amplía su recorrido conectando con los barrios de Tendetes y Campanar y mejorando la frecuencia. La 29 pasa a ser la 98. Dos líneas registrarán sólo cambios menores, la línea 25, que finalizará su recurrida en la calle de Navarro Reverter y la 95, que pasará por el puente de la Exposición.

Temas

Emt

Fotos

Vídeos