Condenado a cárcel por falsificar la tarjeta de la zona naranja

Zona naranja en Valencia. /J. J. Monzó
Zona naranja en Valencia. / J. J. Monzó

Este documento permite dejar el automóvil en la zona especialmente habilitada

A. RALLO

El juzgado de lo Penal número 3 de Valencia ha condenado a un hombre a seis meses de cárcel por falsificar la tarjeta de residente que solicitó para estacionar su vehículo en Ciutat Vella. Este documento, conocido como tarjeta naranja, permite dejar el automóvil en la zona especialmente habilitada.

El ahora condenado era el responsable de una empresa ubicada en el céntrico distrito. Solicitó al Ayuntamiento esta tarjeta especial y el Consistorio se la concedió. Las autorizaciones, que están numeradas, se conceden únicamente para un vehículo en concreto. El beneficiado obtuvo la acreditación a finales de 2015. Sin embargo, un año más tarde, vendió ese turismo y adquirió otro modelo. Fue entonces cuando realizó en la tarjeta «una incisión en el laminado plástico de la misma, borrando la matricula anterior y poniendo en su lugar la nueva», según recoge la sentencia. De tal forma que utilizó el documento durante casi dos semanas hasta que la Policía Local le decomisó la citada tarjeta.

El acusado ha reconocido los hechos a cambio de una rebaja en la pena. Finalmente, fue condenado a seis meses de prisión, castigo que ha quedado en suspenso con la condición de que no vuelva a delinquir durante los próximos dos años. Además, la sentencia también le impone una multa de 900 euros.

Las plazas naranjas son estacionamientos de una elevada demanda. Los seis barrios del centro histórico contabilizan alrededor de 560 plazas de este tipo. Una tarjeta da preferencia para los vecinos tanto en tiempo de aparcamiento como en tarifas. El número de solicitantes resulta notablemente superior a la oferta. El pasado año el Consistorio acumulaba más de 4.000 solicitudes de nuevos carnés.

Fotos

Vídeos