La EMT comprará 36 buses dobles en plena polémica por las paradas inaccesibles

La inversión asciende a 15,5 millones de euros y la primera entrega de los vehículos híbridos debe realizarse en febrero del próximo año

PACO MORENO VALENCIA.

Hasta el 27 de abril tienen las empresas interesadas oportunidad en presentar ofertas para vender 36 autobuses dobles articulados e híbridos a la EMT, que asumirá una inversión de 15,5 millones de euros para la renovación de la flota. El concurso llega en plena polémica por la inaccesibilidad de algunas paradas debido a que este tipo de vehículos tiene una longitud que puede llegar a 18,5 metros.

Esta circunstancia fue recordada este lunes por los sindicatos mayoritarios en la empresa municipal, UGT y CC.OO., cuyos representantes indicaron que han pedido a la dirección de la compañía que acometa la remodelación de las paradas inaccesibles, dado que este tipo de vehículos se han introducido con fuerte presencia en la flota, sobre todo tras la fusión de varias líneas el pasado febrero.

Fuentes de la empresa indicaron que se tendrán en cuenta las paradas cuando lleguen los nuevos autobuses, que irán a las líneas con mayor demanda de pasajeros, todavía sin definir. El concurso prevé que ocho autobuses serán entregados como mucho el 18 de febrero de 2019, mientras que catorce más deben llegar a las cocheras de la EMT en marzo de 2019, la misma cantidad para la última entrega, a finales del mismo mes.

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés reclamó ayer que se aceleren las obras previstas para adaptar las paradas, que en algunos casos dependen de la empresa de transportes y en otros del Consistorio. «La última información que nos entregó la concejalía de Movilidad es que hay todavía 50 paradas inaccesibles». De esta cantidad, una parte se resolverán con las inversiones votadas por los vecinos, donde el edil dijo que ayudará a intervenir en una veintena de lugares donde los autobuses tienen problemas en acercarse a la acera debido a la presencia de arbolado, mobiliario urbano como bolardos, alcorques, contenedores de basura o vehículos estacionados.

«Todas las paradas deberían ser como las de la avenida del Puerto», citó Estellés como ejemplo, quien dijo que en lugares como calles y plazas del centro histórico es «mucho más difícil que los usuarios puedan bajar dentro de la parada, sobre todo cuando se trata de personas con movilidad reducida que necesitan el despliegue de la rampa».

Sobre las líneas con más demanda de viajeros, los últimos datos apuntan a las de largo recorrido, que se han fusionado en la última remodelación. «Aparte de las paradas hay cuestiones como los tests de prevención de riesgos y las evaluaciones de los recorridos, que en los últimos cambios han generado también mucha polémica», afirmó.

La EMT ha estrenado este año 14 autobuses articulados con motivo de la citada remodelación. El pliego de condiciones del concurso indica que los motores deben ser diésel o biodiésel en cuanto al motor de explosión, dado que todavía no está muy desarrollada la tecnología con motores enteramente eléctricos, al menos con la cantidad que quiere renovar la compañía. La flota de la EMT sí que cuenta con algunos vehículos de estos requerimientos.

El próximo paso para la remodelación de las líneas corresponde al centro histórico, con la creación de macroparadas que sirvan de transbordo. De este modo se quiere evitar la entrada de tantos autobuses en lugares como la plaza de la Reina. Los lugares neurálgicos serán la plaza de Tetuán, la plaza Porta de la Mar y la plaza de San Agustín, aunque el plan todavía no ha sido presentado oficialmente.

El Consejo de Administración de la EMT dio cuenta el lunes de las cuentas generales de 2017 auditadas, con un superávit de 1,8 millones de euros y un volumen de negocio de 44 millones, lo que significa que hubo un total de 2,98 millones de euros más de ingresos por la venta de títulos.

Más

Fotos

Vídeos