El comercio tradicional desaparece en Valencia

La subida de las rentas de los locales y el rechazo de los jóvenes al negocio familiar provocan el cierre de establecimientos Las tiendas de zonas turísticas dan paso a las franquicias

ÁLEX SERRANO / TEO PEÑARROJA valencia

Pepe Mallent está retirando los toldos del escaparate de su comercio en el chaflán de María Cristina con la calle Cedaceros. «Llevamos aquí 75 años, y con la clientela que tenemos podríamos estar otros 75». La sastrería Mallent -trajes a medida, casa fundada en 1942, como indica el cartel- es el negocio más antiguo de esta avenida y unos carteles azules anuncian implacables como un versículo del Apocalipsis: «Liquidación total». La sastrería la puso ahí su abuelo para su padre. Y Pepe ya lleva cincuenta años trabajando aquí. Pero su hijo no quiere seguir con el negocio familiar. Es arquitecto y la crisis se lo llevó al extranjero hace ya cinco años.

El centro de la ciudad sucumbe, lenta pero inmisericordemente, a las franquicias. El cambio en las rentas de los locales el 1 de enero de 2015, junto a la falta de personas en la familia que quieran continuar con el negocio, ha provocado que no pocos establecimientos cierren sus puertas. Esta semana se ha sabido que la relojería Morera, situada en la calle Ruzafa y con una tradición de más de un siglo (abrió sus puertas en 1898), cierra. Su espacio lo ocupará una tienda de ropa. En esa misma calle, Cinefoto González, una tienda de astronomía conocida por mostrar telescopios en su escaparate, se traslada de ubicación al no poder hacer frente al alquiler de su local. Mientras, en el entorno de la Lonja, no son pocos los locales que cierran para dar paso a franquicias hosteleras, como la recién abierta en Marqués de Sotelo o como la que anuncia su apertura en los antiguos cines Capitol. Ocupan los bajos que antes ocupaban negocios como Casa Gil, Cuadrado, Montañés y tantos otros. Porque «España quiere vivir del turismo», como dice Pepe Mallent, «y deja más dinero una terraza que una sastrería». ¿Y si el año que viene hay un kebab donde hoy está Mallent? «Pues seguro. Es lo que quiere la gente».

El caso de la relojería Morera es llamativo porque, según ha podido saber este diario, el local ha sido vendido por más de tres millones de euros. Su ubicación, en el número 1 de la calle Ruzafa, lo hace inmejorable para establecimientos que requieran locales de grandes dimensiones. Donde hasta hoy aún se pueden encontrar todo tipo de relojes, pronto se comprará ropa de una conocida marca internacional. La falta de miembros en la familia que quieran continuar la tradición y las ofertas recibidas han llevado a los propietarios a tomar la decisión. Algo parecido ocurrió con Relojería Filiberto, en la calle Ribera, que también cerró a principios de año por las mismas razones.

Sin salir de Ruzafa, la situación es tremendamente parecida en Cinefoto González. Su propietaria, María José González, explica que tienen que trasladarse al número 17 de la calle Castellón, a escasos metros de su ubicación actual en el número 23 de la calle General Sanmartín, casi en la esquina con Ruzafa. «Los inversores se están cargando la personalidad del centro, de lo que era a lo que será dentro de cinco años... va a ser absolutamente impersonal», lamenta María José, que tilda de «desastre» la situación en la zona, mientras recuerda el cierre reciente de la cafetería Bimbi, en la Gran Vía Marqués del Turia.

La clientela de toda la vida está destrozada. «Ahora no sé lo que vamos a hacer», reconoce un poco desorientada una clienta de «Géneros de punto Federico Martí» mientras extiende sobre el mostrador un sujetador que no le va bien. «Mira a ver si me lo cambias por calzoncillos para mis nietos», le pide a Emilia, la dueña. Los clientes habituales buscan el trato familiar de un negocio en el que te conocen.

Mientras baja la persiana, Emilia se echa a llorar. «Son muchos años aquí», se excusa. «Estoy muy agradecida a todos mis clientes». Lo que no venda estos días lo donará a la beneficencia, igual que Pepe Mallent. Es un cambio de etapa, para ellos, sus familias y para el casco histórico de Valencia.

Fotos

Vídeos