Los comerciantes critican que el mercadillo junto a la Lonja tape los escaparates

Viandantes pasean por la calzada entre las casetas vacías. / damián torres
Viandantes pasean por la calzada entre las casetas vacías. / damián torres

Las tiendas del entorno de la plaza del Mercado piden al Ayuntamiento que los puestos modifiquen su posición

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

Sí al mercadillo navideño, no a su ubicación y posición. Es el resumen de la postura de los comerciantes del entorno de la Lonja y la iglesia de los Santos Juanes sobre el traslado de los puestos que hasta el año pasado se situaban a lo largo de la avenida del Oeste y que ahora se ha trasladado a la plaza del Mercado para unificar la imagen, según explicó la concejalía de Comercio este lunes.

Se suman así a las críticas de la entidad Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, que alertó de los riesgos que conllevaría en caso de provocarse un incendio en las casetas debido a su proximidad con los monumentos y que pidió al Ayuntamiento la retirada de las paradas al no respetar las distancias establecidas en el Plan Especial de Ciutat Vella. «No se puede colocar nada en los entornos BIC», resaltó el presidente de la entidad, César Guardeño.

Los comerciantes señalaron ayer que no están en contra de la ubicación de un mercadillo navideño en la zona, aunque debería haberse alejado de 'les covetes' de los Santos Juanes, ya que están tapadas por las paradas. Sin embargo, sí que lamentaron que no se les haya consultado y criticaron que los puestos se hayan ubicado tapando los escaparates y los rótulos de los establecimientos, ya que están situados formando un pasillo en la calzada de la plaza del Mercado. Es una disposición similar a los mercadillos de Fallas.

Cultura explicó que la autorización es competencia exclusiva del Ayuntamiento Los establecimientos temen perder ventas al quedar ocultos por las traseras de las paradas

Así, en la Cestería Vicente Trilles -que ya va por la cuarta generación-, José Vicente, mostró su preocupación tanto por la ubicación como «bloquear los accesos para la carga y descarga, que ahora lo va a tener más complicado». A su juicio, «tendrían que haber puesto las paradas de otra forma porque nos quitan visibilidad a los comercios que estamos siempre aquí».

En este sentido, lamentó que la campaña «más fuerte» del año, en referencia a Navidad y Reyes, «se pueda ver perjudicada» porque los clientes pasen de largo de las tiendas «si sólo circulan por el pasillo del mercadillo».

Molina Ferrer, de la tienda de cuadros y pinturas, criticó que la concejalía de Comercio no haya consultado «a la gente de la zona si queríamos o no que lo ubicasen aquí y cómo».

Beneficio para todos

Con un total de 36 casetas entre las calles Cordellats y En Colom, además de en 'les covetes', el mercadillo tampoco ha gustado en la centenaria Sombreros Albero, donde Inmaculada Albero criticó que no se haya consultado «y que no se haya optado por colocar al revés, para que nos beneficiemos todos».

También mostró su rechazo Coalición de Centro Democrático, que presentó una instancia en el Ayuntamiento para que «de forma inmediata se modifiquen las posiciones de las casetas y se sitúen de cara a los comercios de la demarcación, generando así unos pasillos que favorezcan al visitante la posibilidad de poder adquirir cualquier compra tanto en los comercios del mercado navideño como de los ya existentes en la zona».

Mientras, la Conselleria de Cultura indicó que la ubicación del mercadillo no es competencia suya. Así, fuentes de la entidad explicaron que la Dirección General de Cultura y Patrimonio, al informar favorablemente el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella, delegó en el Ayuntamiento las autorizaciones en el entorno de la Lonja, por tanto no es necesaria la autorización de la conselleria, tal y como pedía Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural.

Fotos

Vídeos