Piden reubicar una colonia de gatos en el Canyamelar

La colonia de gatos en el patio de luces. /LP
La colonia de gatos en el patio de luces. / LP

Un vecino del barrio, autorizado como cuidador, teme que el acceso al edificio donde habitan los felinos quede bloqueado por obras y cambios en la propiedad

SILVESTRE

José Aledón es vecino del Canyamelar y desde hace tres años se encarga de cuidar y alimentar a una colonia felina instalada entre el número 85 de la calle Rosario y el 28 de Justo Vilar. Aledón es socio de la Asociación de Colonias Felinas de Valencia y muestra orgulloso su carnet de voluntario. Ahora, teme que el acceso al edificio donde habitan los felinos quede bloqueado por cambios en la propiedad y espera, desde hace un mes, la autorización por parte del Ayuntamiento para habilitar un solar cercano en el que reubicar la colonia.

Son más de quince los gatos que conforman la colonia que cuida Aledón y que transitan entre “una casa ruinosa cuyo dueño quiere derribar a la mayor brevedad y el patio de luces de una vivienda que los hijos de la antigua dueña planean vender”, apunta el vecino. El riesgo que el cuidador trata de prevenir es que los felinos queden atrapados en el edificio y “mueran de inanición”. Desde Modepran, la protectora asociada al Ayuntamiento de Valencia, explican que se trata de animales “ferales”, criados en la calle y que “no pueden ser encerrados en jaulas porque entonces sufren de depresión y dejan de comer”.

La única solución posible que ven desde la protectora es el traslado de la colonia a un solar próximo. La reubicación, sin embargo, necesita de la previa autorización por parte del consistorio para habilitar otro lugar próximo como núcleo zoológico. Beatriz Cortina, directora de Modepran, sostiene que “si el Ayuntamiento no habilita un sitio para reubicar la colonia la protectora no puede hacer frente al problema”. Desde el consistorio señalan, sin embargo, que el procedimiento es más complicado y que todas las solicitudes “se atienden por igual”. Sea como sea, el problema sigue ahí.

La ciudad de Valencia cuenta con 500 colonias de gatos callejeros, según aproxima la Concejalía de Bienestar Animal. Desde que se aprobó el primer Plan Colonial en diciembre de 2014 el Ayuntamiento identifica a los colaboradores que cuidan habitualmente a los animales en las diferentes colonias y que, bajo supervisión municipal, se encargan de garantizar su supervivencia bajo las condiciones adecuadas. Este mismo Plan reconoce al Ayuntamiento como el responsable de asignar y registrar los lugares donde se permite la existencia de las colonias.

Fotos

Vídeos