El colector de aguas pluviales del viejo cauce del río Túria en Valencia, estancado

El consistorio admite «problemas más serios» en la reducción y tratamiento de estos vertidos

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

El Ayuntamiento de Valencia asegura que los riesgos de inundación en la ciudad «están en la práctica superados». No así la reducción y tratamiento de vertidos de aguas pluviales, tareas en las que el consistorio admite «problemas más serios».

Así consta en un reciente informe sobre la situación actual del saneamiento de Valencia proporcionado por la Concejalía del Ciclo Integral del Agua. Desde el año 2012, la normativa europea de control de aguas pluviales impone al ayuntamiento la obligación de «reducir y tratar» las aguas procedentes de lluvia que se acumulan y discurren por las canalizaciones urbanas.

Es aquí donde llegan las dificultades, puesto que existen actuaciones proyectadas y pendientes tanto en la red principal de colectores como en la secundaria. Se trata de obras bajo competencia estatal, municipal y autonómica y sólo las más urgentes requieren una inversión de más de 61 millones de euros.

La más destacada es el colector de aguas pluviales del viejo cauce del río Turia, una obra de 42 millones de euros pendiente de ejecución en el tramo entre l'Assut de l'Or y el Puente de Astilleros. El consistorio atribuye su responsabilidad al Gobierno. El desdoblamiento del Colector Sur en el puente del Nou d'Octubre es otra obra de financiación estatal a la espera.

Mientras, el Ayuntamiento tiene pendiente construir el aliviadero de aguas pluviales de Peris y Valero, presupuestado en 2,5 millones de euros. Valencia también aguarda una inversión de 16 millones de euros por parte de la Generalitat para materializar el desdoblamiento del aliviadero de pluviales del Colector Sur.

Más información

Fotos

Vídeos