Colectivos de Ciutat Vella reprochan a Grezzi que ignore sus quejas sobre tráfico

Grezzi, en la Mesa de la Movilidad. / irene marsilla
Grezzi, en la Mesa de la Movilidad. / irene marsilla

Residentes y comerciantes lamentan la falta de operatividad de la Mesa de Movilidad, donde el Ayuntamiento no atiende las propuestas remitidas

I. DOMINGO

valencia. «Son temas que hemos planteado con tiempo y seguimos con las mismas incógnitas que hace meses». Es la reflexión que realiza el presidente de la asociación vecinal Amics del Carmen, Antonio Cassola, un día después de la última Mesa de Movilidad celebrada por el Ayuntamiento, en la que se pusieron sobre la mesa las medidas aplicadas desde hace dos años para restringir el tráfico en el centro y ampliar las zonas peatonales.

Una sensación compartida por otras asociaciones presentes en la mesa, como la asociación de vecinos y comerciantes de Ciutat Vella o el Mercado Central, que comprobaron cómo sus preguntas y propuestas no fueron respondidas por los representantes municipales (hubo hasta tres concejales: Grezzi, Sarrià y Galiana) a pesar de haber sido remitidas con antelación.

«La mesa es el foro donde se deben discutir los temas que afectan al tráfico, donde se debe escuchar a los vecinos... No se puede cambiar de sentido cuatro calles sin abordar cuestiones como la carga y descarga o el control de acceso de los residentes a Ciutat Vella», apuntó Cassola que planteó seis puntos en el encuentro «sin obtener respuesta».

Entre ellos, la desaparición de los itinerarios bucle por el barrio debido a las quejas vecinales por las dificultades de acceso, la modificación de la señalética, la revisión de la zona naranja para residentes o la identificación de los vehículos de residentes cuando se instalen las cámaras de control de tráfico (actualmente en licitación).

«No se puede convertir el barrio en un laberinto», insistió Cassola, quien confió en que el Ayuntamiento atienda las peticiones vecinales «en los próximos días». En este sentido, recordó que hasta 14 entidades mantuvieron un encuentro con Ribó hace unas semanas para abordar los problemas de tráfico «y esperábamos respuestas en la mesa».

Una opinión que comparte el representante de los vecinos y comercios de Ciutat Vella, Rafael Mampel, quien criticó que la Mesa de Movilidad «sólo sirva para que el Ayuntamiento haga su discurso político y no escuche nuestras inquietudes». Mampel, que puso en duda su asistencia a la próxima convocatoria, mostró su temor a que el centro se colapse con las obras previstas en las plazas de la Reina, Brujas, San Agustín y Ayuntamiento.

Mientras, desde el Mercado Central, que desveló el lunes la pérdida de 20.000 clientes en diciembre (un 5% del volumen total de ese mes), recordaron que las actuaciones de reurbanización deben garantizar los accesos al recinto, los puntos de carga y descarga y las paradas de bus y taxi. Asimismo, pidieron al Ayuntamiento un calendario con los plazos de las obras en las plazas.

Fotos

Vídeos