El plan de Ciutat Vella plantea limitar los hoteles y apartamentos turísticos

Un turista camina por una calle de Ciutat Vella, en una imagen reciente.
Un turista camina por una calle de Ciutat Vella, en una imagen reciente. / j. monzo

Los vecinos exigen que se regule la actividad y el documento defiende que el Ayuntamiento debe promover la vuelta de residentes al centro

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

La empresa contratada por el Ayuntamiento para recoger las aportaciones vecinales de cara al Plan Especial de Ciutat Vella ha terminado toda la ronda de entrevistas, talleres y debates acerca entre otras cuestiones de las actividades que deben permitirse en el centro de Valencia. Una de las más destacadas es la de regular y limitar la apertura de nuevos hoteles y las licencias de apartamentos turísticos, una iniciativa que coincide con los ataques antiturísticos en Barcelona y Palma de la entidad catalanista Arran, que tuvieron su antecedente en Valencia con la ocupación simbólica de una vivienda junto a la plaza Redonda a finales de junio.

En el caso de Valencia existe el propósito de prevenir estas situaciones con una regulación, aunque no se ha aprobado nada todavía. El documento de Ciutat Vella se ha difundido a través de la web creada para informar todo el proceso y es público desde la semana pasada, aunque no había trascendido hasta ahora. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano indicaron que se ha querido con este sistema fomentar la participación de los vecinos. El gobierno municipal tendrá en cuenta las conclusiones a la hora de aprobar el plan, que deberá pasar por el obligado periodo de alegaciones. Será con seguridad el primer distrito donde se regulen los apartamentos.

El análisis indica que el «paso del tiempo ha producido un cambio respecto de lo que pueden considerarse los principales problemas que afectan a Ciutat Vella, ya que la decadencia arquitectónica o las demoliciones de los 90 han dado paso a otro escenario en el que se aprecia un importante incremento del uso terciario fundamentalmente derivado de la turistificación de la zona, que en poco tiempo puede generar un debilitamiento del tejido residencial por el encarecimiento de la vivienda, la sustitución del comercio tradicional vinculado a residentes por el comercio dirigido al turista y lo mismo sobre otros servicios».

El gobierno municipal decidirá este otoño el tipo de regulación que impondrá a estos negocios

Los autores de las conclusiones señalan que el plan «tiene como objeto principal la recuperación del tejido residencial, que se considera un aspecto que se debe abordar en profundidad puesto que es una de las asignaturas pendientes en Ciutat Vella para incrementar la población actual». Por esta razón consideran «prioritaria la modificación del régimen de usos actual por otro que potencie el uso residencial, abordar la regulación del uso terciario y concretamente el hotelero y la nueva modalidad conocida como viviendas turísticas cuya implantación está modificando en mayor medida las condiciones de Ciutat Vella».

Tras matizar que las propuestas están en fase de estudio, destacan la modificación del régimen de usos actual que es «prácticamente el mismo en todo el ámbito de Ciutat Vella, en lo que se refiere al uso terciario. Y así eliminar la posibilidad que permite la implantación de un establecimiento hotelero en cualquier edificio, tanto ocupando la totalidad del inmueble como parte del mismo. También se propone «congelar la situación actual (mantener los que dispongan de la correspondiente licencia urbanística) y establecer exigencias para la implantación de futuros establecimientos».

En las mesas de trabajo para tratar este asunto, la del barrio del Carmen subrayó que «la situación es extrema. Se comenta que están habiendo casos de verdadero mobbing por parte de las inmobiliarias y propietarios». También la importancia de «regular el uso terciario para que sea compatible con el residencial. No pasa nada porque haya algún hotel, es un tema de compatibilizar».

La iniciativa incluye también la protección del comercio tradicional para favorecer a los residentes

Respecto a los apartamentos turísticos, también se pide más control por parte de las autoridades ya que se considera que abordando este problema solamente desde el planeamiento urbanístico no se acabará». En Velluters se planteó una labor de «fiscalización del Ayuntamiento, para asegurar que los apartamentos turísticos existentes están en regla y son legales», además de apoyar el cobro de una tasa.

El documento incluye también un apartado sobre el comercio y su afección por lo que consideran zonas turísticas saturadas. La propuesta de los redactores del plan indica «acotar y cuantificar la implantación de los usos que tienden a desplazar al comercio de barrio de esta zona protegida. Se propone seguir un criterio de regulación que tenga en cuenta ámbitos sensibles donde predomina el arraigo del uso residencial frente el resto».

Villar condiciona la tasa a un estudio «pormenorizado»

El concejal de Hacienda de Valencia, el socialista Ramón Vilar, consideró el lunes «posible» la creación de una tasa por pernoctaciones o tasa turística aunque destacó que esta es una propuesta que requiere «un estudio pormenorizado» y «bastantes informes». Su jefa de filas en el Consistorio, Sandra Gómez, planteó la semana pasada este tipo de pago para incluirlo en un convenio con la plataforma digital Airbnb pendiente de negociar.

El gobierno municipal quiere regular los apartamentos turísticos en la ciudad, una vez constatada con el estudio encargado a una empresa la existencia de 2.429 viviendas turísticas ilegales. Para ello, se quiere acordar con las empresas de reservas e intermediarias que sólo cuelguen ofertas de alojamientos inscritos en el registro de la Generalitat y dados de alta ante el Ministerio de Hacienda para el pago de impuestos.

Vilar habló también de las reflexiones en este sentido realizadas por la comisión mixta de expertos constituida entre la Federación Española de Municipios y Provincias y el Ministerio de Hacienda. «Hablar de tasas y de fiscalidad es una cosa delicada. Hay que reflexionarlo bastante», señaló el edil.

El concejal comentó que una pequeña «contribución al mantenimiento de los servicios públicos» por parte de los visitantes podría parecer «lógica» dado que también «son usuarios» de los que una ciudad ofrece a sus vecinos. Eso sí, destacó que una tasa es «un tema en estudio» que «requerirá bastantes informes».

Arran pide expropiar empresas turísticas y prohibir Airbnb

Arran, la asociación catalanista que ha protagonizado las acciones antiturísticas este verano, incluida una en Valencia, expuso ayer en un manifiesto su deseo de expropiar las principales empresas y activos turísticos del país con el objetivo de «poner los beneficios económicos que generan al servicio de la población».

A esta propuesta se suman otras como el abandono de la emisión licencias de actividad para hoteles y empresas vinculadas al turismo, la mejora de las condiciones laborales, el aumento de los impuestos a las empresas del sector turístico y la prohibición de empresas como Airbnb.

Fotos

Vídeos