Ciudad Fallera será el primer barrio de Valencia con grandes áreas peatonales

El Consistorio presenta un plan con parkings para compensar las zonas cerradas al tráfico y aumenta hasta un 50% las naves de artesanos

PACO MORENO VALENCIA.

El Ayuntamiento presentó ayer la revisión urbanística del barrio de Ciudad Fallera, donde la principal novedad es la creación de las llamadas supermanzanas peatonales, zonas de tráfico restringido a vecinos que tienen plaza de garaje, proveedores y transporte público, siempre que den preferencia a los viandantes. Las áreas estarán delimitadas por calles principales donde se permitirá la circulación de paso para todo tipo de vehículos.

Los concejales de Desarrollo Urbano y Cultura Festiva, Vicent Sarrià y Pere Fuset respectivamente, presentaron una reordenación donde se han establecido varias alternativas en áreas concretas con el fin de debatirlas con las asociaciones del barrio y los vecinos.

Sarrià vinculó el proyecto con la revisión del Plan General en toda la ciudad, por lo que anunció iniciativas similares para otros barrios. La intención es que el próximo año esté culminado, seguramente con forma de un plan especial. Las grandes áreas peatonales aparecen por primera vez en Valencia en el Plan de Movilidad de 2013, aunque ese documento no pasa de ser un listado de recomendaciones.

Para compensar el cierre de las cuatro zonas delimitadas por calles que se mantendrán abiertas, se ha previsto la reserva de suelo para otros tantos aparcamientos, uno subterráneo entre el actual parque de Benicalap y la alquería de Moro, junto a otros tres provisionales en parcelas destinadas a dotaciones.

El primero se justifica en que tanto esta alquería como la de la Torre tendrán usos que requerirán estacionamiento, por lo que una parte será para rotación.

Además de las novedades en tráfico, la otra parte destacada del plan es la que define hasta un 50% más de superficie en solares junto a la ronda norte para naves de artesanos. Tanto Fuset como Sarrià destacaron las posibilidades de la zona como atractivo turístico. Es más, uno de los solares se plantea como sede de la Junta Central Fallera (no el Museo Fallero como se informó en un principio), para potenciar este aspecto de las Fallas.

Es más, la alternativa 3 de la parte de las naves prevé calles disponibles para que los artistas falleros trabajen en la calle, algo que ya hacen pero no está permitido en la ordenanza. Esa anomalía se legalizará, lo mismo que otra normativa específica para declarar este polígono como uso de artesanos.

Fuset apuntó a que el Consistorio aspira a que Ciudad Fallera se convierta en un «distrito cultural» teniendo en cuenta las necesidades de los vecinos. Entre las propuestas que serán planteadas a los residentes y colectivos figura un acceso directo a la ronda norte, para facilitar el traslado de las piezas a las demarcaciones de las comisiones.

En cuanto a la ampliación del parque de Benicalap, dominará más de la mitad del barrio, para integrar el Casino del Americano y las alquerías citadas. En esto, los técnicos de Urbanismo incluyen las propuestas de otros servicios municipales.

Fotos

Vídeos