Cinco mil pruebas suspendidas en Valencia por la huelga de examinadores

Imagen de la protesta que tuvo lugar la semana pasada en el centro de la ciudad. / lp

Alumnos y sindicatos piden a la DGT que adopte soluciones urgentes, como el incremento de la plantilla en la Jefatura Provincial

GUADALAJARA/BARBER VALENCIA.

En los 18 días transcurridos desde que comenzó la huelga, en la provincia de Valencia han sido suspendidas unas 5.000 pruebas de conducir, según el sindicato CSI-F, quien reclama a la Dirección General de Tráfico que atienda las peticiones de los empleados públicos y adopte «soluciones urgentes», como el incremento de plantilla en la Jefatura de Valencia y en la oficina de Alzira.

Los alumnos son los principales afectados, muchos no saben como hacer frente a la situación, como explica Ana María: «no se sí continuar haciendo prácticas, pero necesitaba el coche para ir al pueblo y usarlo este verano. Además, estudio fuera de Valencia y podría empezar el curso con el carnet aprobado, pero ahora todo se retrasa».

Muchos aprovechan el verano para hacer las pruebas y comenzar septiembre con el carné aprobado. Es el caso de Esteban, que por ahora ha dejado de hacer prácticas porque «se que no voy a poder examinarme, quería aprovechar el verano para sacarme el carné, pero ahora tendré que hacerlo durante el curso que viene, cuando tengo muchas más obligaciones», explica.

La situación cada vez es más tensa, ya que son 22 de los 35 examinadores de la provincia los que están secundando cada jornada de huelga. Las protestas son a principio de semana y se vienen sucediendo desde finales de junio, por lo que la saturación sigue creciendo.

Esta pérdida de profesionales incrementa las diferencias entre las partes enfrentadas. Según el sindicato CSI-F las presiones han hecho que seis profesionales solicitaran su traslado a oficinas.

La DGT se comprometió en 2015, tras las medidas reivindicativas desarrolladas entonces, a adoptar soluciones, pero los examinadores aseguran que la situación no ha cambiado, y por ejemplo, el número de pruebas diarias a las que tienen que hacer frente no se han reducido.

Desde el sindicato consideran que la Dirección General de Tráfico debería reforzar la plantilla actual con diez nuevos examinadores a Valencia y Alzira. También pide que, «aclare la nueva especialidad en Tráfico del cuerpo general administrativo, sus complementos y la adscripción de funcionarios».

Hasta el momento, después de más de un mes, los principales afectados por esta situación de colapso siguen siendo los alumnos de las autoescuelas que tenían previsto examinarse en estas fechas y, ahora, ven aplazado el momento de poder disponer del permiso.

Fotos

Vídeos