La Ciudad de la Justicia de Valencia, cerrada hasta el lunes por problemas médicos de los funcionarios

Mujeres con máscaras para trabajar esta mañana en la Ciudad de la Justicia de Valencia.
Mujeres con máscaras para trabajar esta mañana en la Ciudad de la Justicia de Valencia. / JESÚS SIGNES

Una veintena de empleados públicos han tenido que ser tratados por conjuntivitis y problemas respiratorios durante la jornada de hoy

A. RALLO VALENCIA.

El TSJCV ha anunciado esta mañana que suspende la actividad de todos los órganos judiciales ubicados en Ciudad de la Justicia por problemas médicos de funcionarios, lo que supondrá la inhabilidad de plazos y actos judiciales hasta las 24.00 horas del próximo lunes.

Una veintena de empleados públicos han tenido que ser tratados por conjuntivitis y problemas respiratorios durante la jornada de hoy, según fuentes de la Conselleria. Por ello, el alto tribunal ha requerido a Justicia para que adopte las medidas que garanticen la seguridad de funcionarios y usuarios del edificio.

Sin embargo, ayer la Generalitat anunció que tras el incendio del pasado domingo el aire de la Ciudad de la Justicia ya no era perjudicial para la salud. Así lo certifican dos informes. Uno está firmado por los técnicos del Invasat (Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo). El otro fue encargado por la propia conselleria de Justicia a una empresa externa. El edificio reunía de nuevo las condiciones de seguridad y salud para abrir las puertas. Esto se comunicó alrededor de las cinco de la tarde a la presidenta del TSJ, Pilar de la Oliva. El Colegio de Abogados enviaba un comunicado en el que informaba de que el edificio seguiría cerrado. Unas horas más tarde, el alto tribunal, que había suspendido desde el lunes toda la actividad judicial y todos los plazos procesales hasta disponer de los informes, anunciaba que pese a la apertura de los órganos judiciales, el miércoles sería inhábil. La tercera jornada de esta semana.

Más

Nuevos informes técnicos

La Conselleria de Justicia espera nuevos informes técnicos para decidir si cierra las instalaciones de la Ciudad de la Justicia, que ha vuelto a suspender su actividad este mediodía "por problemas médicos de los funcionarios", tras el incendio registrado el pasado domingo.

Así lo ha afirmado la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, en declaraciones a los periodistas en los pasillos de Les Corts Valencianes, en las que ha afirmado que la decisión de reabrir hoy los juzgados se tomó después de que los informes técnicos provisionales garantizaran la calidad del aire.

Ha señalado que tras los problemas médicos que presentaban hoy algunos funcionarios, considera "acertada" la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciaan de inhabilitar la actividad hasta las 24.00 horas del próximo lunes, pues "hay que priorizar la salud".

Sin embargo, ha señalado que una cosa es inhabilitar la actividad y otra distinta "precintar el edificio", y ha señalado que la decisión de cerrar o no las instalaciones se tomará una vez se tenga el nuevo informe del Institut Valencià de Seguretat i Salut en el Treball (Invassat), cuyos técnicos han vuelto a personarse hoy en la Ciudad de la Justicia para estudiar la situación.

«No ha caído una bomba nuclear ni hay elementos radiactivos»

Bravo ha afirmado que en la Ciudad de la Justicia "no ha caído una bomba nuclear ni hay elementos radiactivos" que impidan la entrada al edificio, y ha señalado que una cosa es suspender plazos y juicios y otra impedir a un fiscal que pueda entrar a recoger documentos para preparar un juicio.

En este sentido, ha afirmado que esperará a tener la ampliación del informe del Invassat, que se ha reunido esta mañana con sindicatos y servicios médicos para conocer las afecciones sufridas por los funcionarios, ya que, al parecer, algunas de las patologías no se han producido hoy sino que ya se tenían y se han visto agravadas.

La consellera ha defendido la inhabilitación de la actividad hasta el lunes pues así se podrá seguir trabajando en la limpieza y en sacar del lugar todos los escombros producidos por el incendio, y ha asegurado que la sala de gobierno del TSJCV tendrá todo el apoyo de la Conselleria en las decisiones que tome.

Asimismo, ha afirmado que han puesto a disposición de las instancias judiciales el personal de refuerzo necesario para "contrarrestar este parón" en la actividad judicial y recuperar la marcha normal de los juzgados.

Trabajadoras del turno de mañana de la empresa que se encarga de las labores de limpieza tras el incendio han comentado a Efe que hay presencia de polvo negro en el edificio y que por ello trabajan ataviadas con mascarillas y gafas protectoras.

Esta empresa, Vareser, ha destinado a cuarenta personas, la mayoría mujeres, distribuidas en dos turnos, a limpiar la zona afectada por el incendio.

Desde aproximadamente las 12.30 de hoy se ha impedido el acceso a la Ciudad de la Justicia y únicamente se dejaba entrar a los funcionarios que tenían que fichar su salida.

La Guardia Civil informaba a los usuarios de la Ciudad de la Justicia de que estaba cerrado al público y de que se ha declarado inhábil el edificio hasta el próximo martes.

Algunos funcionarios comentaban a su salida del edificio que había personas atendidas por el servicio médico de la Ciudad de la Justicia por picor de garganta, extremo que ha sido corroborado por representantes sindicales.

Según la delegada de prevención de CCOO, Teresa Olmedo, bastantes funcionarios han acudido al servicio médico por picores y molestias en los ojos y por náuseas.

En la Ciudad de la Justicia de Valencia trabajan unos 1.500 funcionarios.

Fotos

Vídeos