El cauce se ensanchará 20 metros junto a Nazaret para un gran jardín

A la izquierda, zona que se ampliará del viejo cauce. / irene marsilla
A la izquierda, zona que se ampliará del viejo cauce. / irene marsilla

El convenio entre el Puerto y el Consistorio prevé la colocación de la verja retirada hace años en la dársena interior

PACO MORENO VALENCIA.

El Puerto financiará la ampliación de la desembocadura del viejo cauce al ensanchar 20 metros la actual lámina de agua desde el puente de Astilleros, justo enfrente del barrio de Nazaret. Así aparece en el convenio que firmará con el Ayuntamiento y cuyo borrador se presenta al público desde hoy para recibir alegaciones.

La ampliación se hará en la marginal izquierda, donde ahora se sitúa un aparcamiento. El convenio indica que servirá para «facilitar las condiciones de formalización de este nuevo sector del jardín del Turia». En el documento, al que tuvo acceso ayer LAS PROVINCIAS, se precisa que el proyecto de ajardinamiento corresponde al Consistorio, aunque la financiación de la nueva franja se hará a cargo del Puerto.

El alcalde Joan Ribó y el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, han negociado los últimos meses con los responsables de la Autoridad Portuaria, con el propósito de darle continuidad al convenio firmado en 1986. Entonces ya se hablaba de reordenar la frontera entre Nazaret y las instalaciones portuarias delimitando los usos.

Un corredor ciclista y peatonal saldrá del parque del jardín del Turia hacia La Punta y Pinedo

El elemento central del convenio y lo que ya era conocido es la reserva de suelo de 87.900 metros cuadrados para un área deportiva para la Ciudad Deportiva del Levante U.D. Estas instalaciones se gestionarán por concesión administrativa y ahora se discute el canon.

Pero el convenio encierra muchas más novedades decisivas para Nazaret, que tiene en su borde con el puerto las calles más degradadas. En Castell del Pop y Jesús de Nazaret se colocará la verja retirada de la dársena interior con motivo de la construcción del circuito de Fórmula 1 hace once años. Las piezas de forja están custodiadas en un almacén al ser un elemento protegido.

El convenio indica que por parte del Puerto y a su cargo se procederá a la «sustitución del actual muro que fine el perímetro de la antigua instalación industrial Moyresa-Bunge por la reposición adaptada a la nueva demarcación y en la medida de lo posible, de la valla histórica de forja retirada recientemente de la dársena interior».

Cuando concluya esa obra, por parte del Consistorio se aprobará la limpieza de toda la zona y la «plantación de alineaciones de arbolado con especies adecuadas». El nuevo cerramiento servirá para acotar un área terciaria, donde otro de los compromisos de la Autoridad Portuaria es construir un centro de Formación Profesional dedicado a la logística.

El convenio estará expuesto al público durante 20 días, aunque ha sido negociado con las asociaciones vecinales de la zona. La intervención servirá para un nuevo eje ferroviario y de carreteras internas del puerto, donde otra de las modificaciones es trasladar 105 metros al sureste una gran rotonda ahora sobre la desembocadura del Turia.

De esta manera se podrá dar continuidad al gran parque, que se configura de manera similar al parque de cabecera, como una enorme zona verde que culmine el viejo cauce. En cuanto a la zona terciaria (oficinas y comercios), la reserva de suelo será de 19.500 metros cuadrados con una edificabilidad de 25.000 metros cuadrados.

El planeamiento que ultima la concejalía dirigida por el socialista Vicent Sarrià incluye un corredor verde, formado por un vial ciclista y otro peatonal. Servirá para unir la desembocadura del jardín del Turia con La Punta y Pinedo, aunque el gran obstáculo a esto sigue siendo el paso en superficie del corredor mediterráneo. También servirá para enlazar con los barrios de la parte norte del Marítimo hasta Alboraya.

El último tramo del viejo cauce tiene una lámina de agua de mar que se une a la desembocadura de la red de pluviales de buena parte de la ciudad. El acondicionamiento provisional «se determinará sobre la solución hidráulica existente», mientras que en el diseño definitivo se habla de ponderar los «criterios paisajísticos y aprovechamiento de las inversiones ya ejecutadas por el Puerto».

El parque de la desembocadura tendrá una extensión no inferior a 86.000 metros cuadrados, una cifra similar a la de la ciudad deportiva. Por último, se incluye el edificio Benimar dentro del catálogo de inmuebles protegidos.

Fotos

Vídeos