El carril bici entre Blanquerías y Serranos, con obras a los cuatro meses de inaugurarse

Un tramo del carril bici, con una zanja de obras.
Un tramo del carril bici, con una zanja de obras. / Jesús Signes

La renovación de una tubería de agua, cuya actuación se hace por fases desde finales de 2016, afecta al tramo construido en febrero

ISABEL DOMINGO y JUAN SANCHISValencia

Una cuadrilla de obreros trabaja a la altura del puente de San José, cerrado al tráfico desde hace unas semanas. Dos de los trabajadores esparcen hormigón para tapar la zanja junto al carril bici. Mientras, en la calle Blanquerías, una máquina excavadora continúa abriendo un foso en el trazado por el que discurría parte del anillo ciclista. Aquí no quedan ya más que los restos del carril bici inaugurado el pasado marzo y que ahora ha desaparecido.

Las obras corresponden a la renovación de una tubería de la red de saneamiento entre el puente de Les Arts (Guillem de Castro) y el del Real (plaza de Tetuán), en concreto al trazado que discurre entre la calle Blanquerías y las Torres de Serranos. Es la llamada fase 4 de una actuación de mayor envergadura que acomete desde mediados de diciembre del año pasado la delegación del Ciclo Integral del Agua, dentro del plan de inversiones para renovar la red de abastecimiento de agua.

Es decir, las obras, que ya estaban sobre la mesa al comienzo de la actual legislatura (junio de 2015), arrancaron unos meses antes de que la concejalía de Movilidad acometiera este tramo del anillo interior, cuyos trabajos se realizaron en febrero de este año, lo que obligo incluso a cerrar parte del paso inferior de la Pechina. Entonces, ya estaba ejecutado el tramo entre el puente del Real y la plaza Tetuán, que también se verá afectado por los trabajos aunque en menor grado, ya que en este punto la tubería discurre en medio de la calzada.

Sin embargo, a pesar de los trabajos planificados por el Ciclo Integral del Agua que tendrían afección sobre la calzada, la concejalía de Movilidad siguió adelante con su previsión y ejecutó el carril bici segregado con adoquines, que ahora han desaparecido al tener que abrirse una zanja a lo largo de 400 metros para la renovación de la tubería, que data de 1931 y que, como señaló el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, cuando se presentó la actuación, «con el fin de evitar que se sigan produciendo fugas, se redactó el proyecto».

Tampoco se mantiene ni la señalización ni el asfaltado que se realizó para habilitar el espacio de circulación para ciclistas en la calzada, lo que redujo los carriles para los vehículos. De hecho, la imagen que se puede observar estos días es la de un carril de circulación menos una vez se sale del túnel de la Pechina, donde también se ha reducido el carril. Nada más aparecer por la boca del paso inferior ya hay toda una franja de vallas y verjas.

Sin paso para ciclistas

Una fosa abierta varios metros aparece en medio de donde, desde hace cuatro meses, estaba uno de los proyectos estrella del concejal Giuseppe Grezzi, que tuvo un coste de 683.000 euros para los 4,7 kilómetros totales. Las vallas y separadores de hormigón acotan la calle y el carril bici hasta la altura del puente de Serranos. Varios personas en bicicleta que avanzan tranquilamente por el anillo ciclista se topan literalmente con una verja que les impide continuar.

Un cartel con una flecha indica por dónde pueden seguir por el interior del viejo cauce del río. «Será que han querido esperar hasta el verano cuando hay menos tráfico para hacer la obra y molestar menos», afirma uno de los ciclistas. Otro, en cambio, no se muestra tan comprensivo: «De repente, han cortado el paso. No se puede continuar. Y lo peor es que lo inauguraron hace nada», en referencia a los escasos cuatro meses y medio que tiene de trayectoria el carril bici.

Uno de los obreros que trabaja en estas obras incide en la misma idea. «Si hubiera alguna coordinación en el Ayuntamiento, no tendríamos que levantar el carril bici», lamenta y añade que «también nos sorprendimos cuando nos dijeron que nos veníamos a trabajar aquí». En este sentido, el Consistorio cuenta con una oficina, Ocoval, destinada para la coordinación de obras públicas, pero el objetivo de Movilidad era que el nuevo anillo ciclista estuviera operativo las pasadas Fallas.

La renovación de la tubería en el entorno de las Torres de Serranos, que tiene un coste de 3,37 millones, se prolongará hasta comienzos de septiembre. Fuentes de la concejalía de Desarrollo Urbano explicaron que se planificó la actuación durante los meses de verano para intentar minimizar la afección al tráfico en una de las principales arterias de la ciudad. Por ejemplo, el trazado de la red de saneamiento que discurre desde las Alameditas hasta la plaza de Tetuán está previsto que se cambie el próximo verano.

Esta obra, junto a la relacionada en el puente de San José, no será la única en la ciudad este verano pues la junta de gobierno aprobó ayer las obras de reurbanización de las calles Padilla, Periodista Azzati y San Vicente por un importe de 452.000 euros. Como avanzó LAS PROVINCIAS, la actuación implicará que se habilite el doble sentido provisional para la avenida Barón de Cárcer debido al cierre a la circulación de la calle San Vicente.

Fotos

Vídeos