El Cabanyal se une para reclamar el prometido rescate del barrio

Villora se dirige a los vecinos que acudieron a la concentración, ayer por la tarde. / jesús signes

La concentración reúne a 300 personas que exigen un plan urgente al Ayuntamiento y que la Delegación del Gobierno actúe contra la droga

LOLA SORIANO

valencia. «No queremos más excusas ni explicaciones de por qué no se hace el plan de rehabilitación del Cabanyal, lo que queremos es que se actúe de una vez, que se rehabiliten las 500 casas públicas que hay en el barrio y que se tomen medidas contra la falta de la convivencia y la droga». Así de rotunda fue ayer la conclusión de la concentración organizada por ocho colectivos sociales del Cabanyal-Canyamelar para pedir a las administraciones que frenen la degradación de la zona.

El acto tuvo lugar en la calle de la Reina y congregó a cerca de 300 personas. El corte de tráfico duró una hora y megáfono en mano uno de los portavoces de Salvem el Cabanyal, Faustino Villora, dejó bien claro que este el primer acto en el que las fuerzas vivas del barrio se presentaban unidas, «pero no será el último. Nosotros ya hemos expresado nuestras necesidades y exigencias, ahora toca que el Ayuntamiento tome la iniciativa de convocarnos a una reunión para plantearnos su plan de trabajo porque ya no nos vale que nos cuente por qué no puede hacer las cosas».

La concentración sirvió para que los vecinos presentes pudieran manifestar su cansancio por la falta de un plan global que resuelva la falta de convivencia, el ruido, el incumplimiento continuo de las ordenanzas municipales o la venta de droga en la calle a todas las horas.

Según argumentó el portavoz en nombre de Salvem el Cabanyal, la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar, los comerciantes de Acipmar, los vendedores del Mercado del Cabanyal, la agrupación de fallas del Marítimo, la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia, las sociedades musicales Poblats Marítims y Ateneu Musical del Port «hasta ahora las concejalías cuando actúan lo están haciendo de forma descoordinada y a veces ni actúan. Es urgente que Servicios Sociales intervenga y nos consta que los informes que están realizando no los están haciendo profesionales cualificados. Los que venden droga están fuera del sistema y hay que aplicar medidas». Aunque se felicitó por el anuncio de que habrá un retén policial en la zona cero, tal como pedían, recordó que «necesitamos un plan coordinado».

Villora incluso recordó que en una ocasión «un subdelegado del gobierno nos dijo que si intervenían en el tema de la droga, que entonces se disgregaría por el resto de la ciudad. Los vecinos del Cabanyal no podemos consentir esa respuesta. Urge que hagan planes sociales, que rehabiliten las casas públicas porque a nosotros nos obligan a mantenerlas con decoro y ellos no hacen nada. El plan Edusi irá hasta 2021, pero necesitamos que se hagan cosas ya».

Todos indicaron que la pelota está en el tejado del Ayuntamiento «y no pueden ir pasándosela. También queremos participar en la creación del nuevo planeamiento, y no que nos informen cuando ya esté hecho y sea más difícil incluir cosas», comentaron los convocantes.

Entre el público había vecinos como Manuela Andriá, vecina de la zona próxima a la estación del Cabanyal, que explicó que «la gente que ha venido a ocupar casas o a vivir de mala manera nos ha traído chatarra, basura y las calles están llenas de solares o fincas que se caen. No podemos esperar más tiempo».

Un hostelero y vecino como Paco Reig dijo que era preciso unirse «para ver si entre todos los vecinos logramos que se actúe en la zona cero. Hay que frenar la degradación del Marítimo». Ángeles Ávila, residente en la calle Francisco Eiximenis, recordó que «el Ayuntamiento se comprometió a rehabilitar y las promesas están tardando en cumplirse y la gente está cansada». «Las chatarrerías están llenando de porquería el barrio y no las eliminan y hay colectivos que se creen los amos de las aceras. Hablaban del anterior gobierno, y ahora qué hacen», se preguntó otro vecino, Pepe Bernat.

Al acto también asistió la asociación de vecinos de Nazaret. Su portavoz, Julio Moltó, argumentó que «el Cabanyal nos ha apoyado en la reivindicación de que la línea de metro llegue a nuestro barrio y nosotros nos solidarizamos con ellos para que les rehabiliten la zona».

Los organizadores pidieron que se corra la voz «para que la próxima concentración seamos el doble de personas o el triple para que entiendan que tenemos fuerza y que hay una necesidad de cambias las cosas». La presidenta de la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar, Pepa Dasí, aprovechó para pedir a los que quieren que se separe el Canyamelar del Cabanyal «que no es el momento adecuado para esto. Tenemos que estar unidos».

Fotos

Vídeos