Los barrios se preparan para el botellón en la noche de Halloween

Restos de basura en el bulevar sur, ayer por la mañana. / lp
Restos de basura en el bulevar sur, ayer por la mañana. / lp

Cruz Cubierta y el Carmen se llevan lo peor del fin de semana mientras que las patrullas de la Policía Local evitan las fiestas nocturnas en Benimaclet

PACO MORENO VALENCIA.

La noche de los zombies y todas esas cosas importadas de la cultura norteamericana es mañana, aunque este pasado fin de semana en algunos barrios de Valencia los vecinos ya han sufrido un adelanto en forma de botellón. Basura esparcida en plazas y jardines de zonas como Cruz Cubierta y el Carmen, mientras que en Benimaclet surtió efecto la vigilancia de la Policía Local con patrullas durante toda la madrugada y en Ruzafa, otra de las zonas castigadas, a primera hora de la mañana esta todo baldeado.

Para prevenir lo que pueda pasar, la Concejalía de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia ha reforzado el dispositivo especial de Policía Local para la noche de Halloween con más agentes en la calle y ampliando las zonas de control en la ciudad. De hecho, este año un total de 170 policías locales vigilarán los espacios públicos dónde se prevé una mayor afluencia de público, 26 policías más que en la edición anterior

«Se ha notado más intensidad, más menos. Hemos tenido a los zombies antes», aseguró Jaime Molías, de la asociación de vecinos Bulevar sur-San Vicente Mártir. La cercanía de una discoteca hace que todos los fines de semana estén «animados», aunque la madrugada de ayer hubo hasta residentes que bajaron a rogar para que bajaran el volumen de la música de los coches.

Más información

«Viene mucha más gente que el aforo permitido en la discoteca, por lo que acaban en las calles de alrededor», comenta. En los alrededores del bulevar sur, San Vicente Mártir, Tomas de Villarroya, Primero de Mayo, Capitular de Gandía y la plaza del Doctor Tomas Sala, por citar algunos casos. «Queremos dejar de sufrir los botellones que soportamos con nuestras calles llenas de excrementos, orina, vómitos, peleas, botellas rotas en nuestros portales y gritos bajo la mirada pasiva de nuestros gobernantes», señaló.

El Ayuntamiento reforzará las patrullas policiales mañana por la fiesta en las zonas de ocio

Otro de los lugares donde hubo fiesta en la calle fue en el barrio del Carmen. Una plaza junto a la calle Sogueros, con una especie de ágora escalonada, acogió hasta la madrugada un botellón que dejó un rastro con montones de basura. A última hora de la mañana, indicaron fuentes de Amics del Carme, ya estaba todo barrido y baldeado.

La actuación del Ayuntamiento no quita para que la entidad vecinal denunciara la «pasividad» del gobierno municipal con estas conductas, que previsiblemente se agravarán la noche de mañana por la particular versión de la fiesta de Todos los Santos, que aumenta el botellón en las principales zonas de ocio.

Las mismas fuentes criticaron la saturación de terrazas. «Lo mismo hace el Consistorio con el botellón, no actúa y toma varias calles del barrio todas las semanas», comentaron. La previsión es que la Policía Local coloque mañana por la noche barreras en lugares como la plaza de la Reina y la plaza de la Virgen, para decomisar botellas de alcohol. El dispositivo se realiza desde hace años y trata de evitar algaradas y reducir las concentraciones de cientos de jóvenes que recorrerán el centro.

Tras las protestas vecinales, en el barrio de Benimaclet pudieron dormir relativamente tranquilos este fin de semana. La Policía Local dispuso tres vehículos en la plaza de la Iglesia y dos más junto a un solar entre las calles Lliri Blau, Mistral y Arquitecto Arnau, los dos lugares tradicionales de botellón en la zona, informaron fuentes vecinales.

Eso impidió la concentración de jóvenes, aunque los residentes temen que sea una medida temporal por parte del Consistorio, por lo que han previsto el próximo 10 de noviembre una recogida de firmas a las nueve de la noche en la plaza de la iglesia, para reclamar una actuación decidida en favor del derecho al descanso nocturno.

En cuanto a Ruzafa, considerado el barrio de moda para tomar copas, a primera hora de la mañana estaba todo baldeado después del paso de las brigadas de limpieza. El refuerzo de la contrata se ha notado, comentaron fuentes vecinales, y en los últimos meses se ha reducido la imagen de calles llenas de basura.

Fotos

Vídeos