El botellón no deja dormir a Benimaclet

Un botellón en una calle de Benimaclet./LP
Un botellón en una calle de Benimaclet. / LP

Los vecinos denuncian otra noche de jaleo que termina con las calles llenas de basura

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El caso es que la noche del sábado había un festival en Benimaclet, pero eso es lo de menos, indicaron ayer algunos vecinos que llamaron para quejarse por enésima vez del perjuicio que sufren todos los fines de semana por el botellón que toma las calles de este barrio.

“Esta semana desde el martes lo estamos sufriendo”, comenta una de las vecinas, quien comenta que la presencia de la Policía Local “no es suficiente”. El arranque de la fiesta suele producirse en la plaza de la Iglesia, donde este sábado había alguna actividad de Benimaclet Fusion, pero el problema se agrava conforme pasan las horas y decenas de personas se dirigen a las calles limítrofes con la huerta, donde se levanta un colegio municipal.

Desperdicios tras un botellón nocturno en una calle de Benimaclet.
Desperdicios tras un botellón nocturno en una calle de Benimaclet. / LP

“Usan las persianas como tambores”, describen los vecinos para ilustrar los problemas de ruidos nocturnos que padecen. A la mañana siguiente, un mar de latas de cerveza vacías, vasos rotos y bolsas de supermercado para “saludar” a los residentes que bajen a primera hora. Hasta que pase la brigada de limpieza puede discurrir la mayor parte del día.

La asociación de vecinos ha reiterado la necesidad de más patrullas policiales y una plataforma en redes sociales, llamada Benimaclet Descansa, cuelga periódicamente fotografías de los botellones y testimonios de los vecinos para alertar de que se trata sencillamente de un problema de salud pública.

Fotos

Vídeos