Los bomberos revisan las calles del centro de Valencia tras las restricciones al tráfico

Dos policías indican a los viandantes la nueva reordenación del tráfico en el Carmen, ayer. / irene marsilla

La plaza del Tossal registra pequeños atascos cuando los conductores no podían seguir hacia la calle Guillem de Castro

ÁLEX SERRANO * ALEJANDRO.SERRANO@LASPROVINCIAS.ES VALENCIA.

Los barrios del Carmen, Velluters y el Mercat afrontan desde ayer una nueva reordenación de tráfico: hay nuevas calles peatonales, otras que cambian de sentido y muchas que se han convertido en bucles para eliminar atajos y que sólo sirvan a los vecinos. Aunque la normalidad ha salido la nota imperante, los vehículos y vecinos se han tenido que ir adaptando a la nueva situación casi sobre la marcha, lo que ha provocado no pocos atascos en las entradas a los bucles o en puntos como la plaza del Tossal.

Además, inspectores del cuerpo municipal de Bomberos realizaron ayer una inspección de accesibilidad de la zona peatonalizada en los barrios de El Carmen, El Mercat y El Pilar junto al jefe de servicio de Señalización de la concejalía de Movilidad Sostenible del Ayuntameinto de Valencia. La conclusión de la misma, que continuó durante la tarde, es que hay «cosas que matizar». Un camión de altura entró también a las calles para comprobar si podía acceder a zonas como la plaza de Santa Úrsula o la calle Quart entre Mare de Déu de la Misericordia y las torres de Quart. Fuentes de la concejalía de Seguridad Ciudadana aseguran que lo habitual es que estas inspecciones se hagan cuando se hayan puesto en marcha las medidas y ni no antes.

Fuentes de Bomberos explicaron, admeás, que ha habido contactos previos, incluida una reunión con el servicio de Seguridad Ciudadana, pero lo cierto es que efectivos del retén de El Carmen recorrieron calles como Pintor Zariñena y Quart para comprobar que los camiones cabían. Cabe recordar que en otros puntos de la ciudad como en el barrio de Gran Vía los camiones más grandes no pueden acceder, tal como contó este periódico, sin que ni Seguridad Ciudadana ni Movilidad hayan realizado ninguna actuación en la zona para facilitar el acceso a los camiones de bomberos.

Por lo demás, normalidad en las calles afectadas por la peatonalización. La calle Quart ha perdido buena parte de su tráfico y es prácticamente peatonal, mientras ayer ya se vivieron algunos atascos en la calle Blanquerias y el Paseo de la Petxina ante las dudas de los conductores sobre si podían acceder al centro o no por puntos como la plaza del Portal Nou.

Otros enclaves céntricos como la plaza del Tossal también sufrieron importantes embotellamientos cuando a los conductores se les informaba que no podían dirigirse por la calle Quart hacia la calle Guillem de Castro. La zona peatonalizada de la plaza de Santa Úrsula era ayer un hervidero de curiosos que paseaban por la zona mientras los estudiantes que acudían a la Universidad Católica de Valencia-San Vicente Mártir descubrían con sorpresa que ya no se podía pasar por la puerta de las instalaciones. En algunos coches aparcados en el tramo de Guillem de Castro entre Pintor Zariñena y la citada plaza, Movilidad había avisado a los conductores, con un folleto, de que tienen que retirar los vehículos.

Fotos

Vídeos