Bomberos pidió hace un mes no juntar el mercadillo a los Santos Juanes

Dos personas pasan junto a las casetas situadas al lado de les covetes. / Manuel Molines
Dos personas pasan junto a las casetas situadas al lado de les covetes. / Manuel Molines

El Síndic admite a trámite la denuncia presentada por el Círculo por la Defensa del Patrimonio al no respetar las distancias de un entorno protegido

I. DOMINGO Valencia

El servicio de Bomberos del Ayuntamiento de Valencia ya solicitó hace un mes que el mercadillo navideño situado junto al entorno de la Lonja y la iglesia de los Santos Juanes debía mantener las distancias con los edificios. Ésta es una de las críticas realizadas por vecinos, comerciantes y Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, dada la cercanía de las paradas a un entorno BIC (Bien de Interés Cultural).

Así consta en el expediente de la concejalía de Comercio para autorizar el traslado de las paradas que habitualmente se instalaban en la avenida del Oeste en las semanas navideñas hasta la plaza del Mercado y calles adyacentes. Durante los trámites, iniciados en septiembre, la concejalía solicitó informes a otros departamentos implicados en el traslado, como Movilidad, Residuos Sólidos y Limpieza y Bomberos.

Los dos primeros no pusieron objeciones a la ubicación; sólo Residuos mostró su preferencia por la denominada opción B, que marcaba la ubicación de las casetas «pegadas al bordillo de cada acera» en vez las dos líneas de paradas «en el centro de la calzada», dado que la primera propuesta permitía mejor el paso de los camiones.

El grupo popular critica la descoordinación municipal y la falta de sensibilidad con el patrimonio histórico

Bomberos también se decantó por esta opción y, en un primer informe, se pidió la eliminación de casetas que cerraban el paso de algunas calles, como las situadas en Llutxent, Sampedor, Cordellats y En Colom.

Sin embargo, en un segundo informe, fechado el 9 de noviembre, el servicio de Bomberos pide a Comercio que «se deje un paso libre de al menos 3,5 metros de ancho para el paso de vehículos de bomberos entre el bordillo de la acera correspondiente y delantera a la fachada principal de la iglesia de los Santos Juanes y el par de maceteros contiguos». Es la decisión que adoptó la concejalía el pasado fin de semana, cuando decidió separar las paradas de la fachada de les covetes de los Santos Juanes y bajarlas a la calzada, delante de los árboles.

Intervención de Cultura

Mientras, el Síndic de Greuges ha admitido a trámite la queja presentada por Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, cuyo presidente, César Guardeño, denunció que el mercadillo no respeta las distancias fijadas en el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella.

Según recordó ayer Guardeño, la ubicación, además, infringe la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano, ya que está prohibida la colocación de elementos que impidan contemplar fachadas y monumentos. «Las casetas son un elemento impropio y la Conselleria de Cultura está en la obligación de pronunciarse si éstas menoscaban o impiden la correcta contemplación de los Santos Juanes y la Lonja», detalló.

El portavoz del grupo popular, Eusebio Monzó, también criticó la «falta de sensibilidad» del tripartito con el patrimonio histórico y puso como ejemplos la ausencia de informes para instalar las marquesinas en los entornos BIC frente a Capitanía y el TSJ o el correfoc ante la Basílica. «Ahora, sin consultar con nadie, colocan un mercadillo pegado a los Santos Juanes y la Lonja», dijo, resaltando que no están en contra de los mercados de Navidad.

«El tripartito sigue haciendo las cosas de manera improvisada y con descoordinación. Eso provoca situaciones como ésta, en la que Bomberos ha tenido que enmendar a la concejalía y ajustar el montaje», dijo.

Fotos

Vídeos