Barón de Cárcer queda de doble sentido a la espera de su reforma integral

Borrado de las señales horizontales en Barón de Cárcer, ayer antes del repintado. / j. j. monzó

Las obras en San Vicente cortarán cuatro meses la calle al tráfico tras lo que se reabrirá con la ampliación de las aceras

P. M. VALENCIA.

Ha tardado un año más de lo previsto pero los conductores que se acerquen a partir de hoy a la calle San Vicente tendrán que desviarse por la calle San Pablo, dado el corte de tráfico por las obras de ampliación de las aceras, adjudicadas con una inversión de 626.000 euros y que tienen un plazo de ejecución de cuatro meses.

El corte supone además una de las modificaciones más complicadas con las que se ha tropezado el Consistorio este mandato. La avenida Barón de Cárcer tendrá un carril en dirección a la plaza Ciudad de Brujas con un doble sentido destinado al transporte público, los vehículos autorizados y aquellos que se dirijan a los aparcamientos de la zona, como es el caso del situado en el sótano del Mercado Central.

Una planta viaria complicada por los precedentes de siete accidentes, todos atropellos, cuando se hizo algo similar en el primer tramo, que va desde la calle Garrigues hasta la plaza Ciudad de Brujas. Entonces se tuvo que reforzar la señalización en la calzada, además de poner unos bolardos de plástico en la mediana con luces reflectantes, junto a flechas pintadas en el suelo que indican la dirección a los viandantes, que se tendrán que acostumbrar a los dos lados en lugar de uno, sobre todo cuando crucen fuera de las zonas y tiempos indicados.

Los cambios se han realizado dentro del encargo a Pavasal de la concejalía de Desarrollo Urbano, al considerarse un desvío provisional por las obras. Quedará pendiente establecer si esto se deja de manera definitiva, lo que es probable dado que el doble sentido aparecía como propuesta en el Plan de Movilidad de 2013 del Consistorio. De momento no se ha afectado a ningún estacionamiento, comentaron ayer fuentes municipales, lo mismo que ocurre con una parada de taxis y una zona de carga y descarga. Sí que se ha tenido que habilitar una parada de la EMT, dado que algunas líneas utilizarán este carril.

El encargo, precisaron las mismas fuentes, incluye la calle San Vicente Mártir, donde en síntesis se perderá un carril para el tráfico en favor de aceras más anchas, así como algo parecido en la calle Periodista Azzatti. El proyecto procede del anterior gobierno municipal del PP y fue consensuado con la asociación de comerciantes del centro histórico, entidad que pidió aplazar un año las obras para que se puedan realizar en verano. La previsión es que esté todo acabado antes de la campaña de Navidad.

Entonces el Ayuntamiento deberá decidir si asume la remodelación de la avenida Barón de Cárcer o se queda como ahora, con un desvío calificado de «provisional». En esto se encuentra el precedente del entorno de la Lonja, donde esa situación de provisionalidad desde hace casi dos años ha sido fuertemente criticada. La Conselleria de Obras Públicas anunció hace poco un concurso de ideas para la reurbanización de las calles aledañas.

Como publicó LAS PROVINCIAS, la asociación de comerciantes ha pedido que todas estas modificaciones vayan acompañadas por informes previos de la Policía Local y Bomberos. El propósito es garantizar que los vehículos de emergencias tienen acceso sin problemas, al igual que se cumplen todas las condiciones de seguridad para los peatones.

Fotos

Vídeos