Barcelona contempla la especie como aconsejable en su plan verde de arbolado

L. SORIANO VALENCIA

El paisajista José Francisco Ballester-Olmos asegura que sería un error prescindir de los naranjos amargos en Valencia y afirma que mientras en el cap i casal se estudia ir prescindiendo de esta especie de forma progresiva, en Barcelona «es uno de los árboles aconsejados en el plan verde de arbolado de la ciudad condal». Según explica, «en los últimos estudios de los técnicos se tiene muy presente al naranjo amargo, junto a otras especies como las melias, los árboles del coral y un peral ornamental».

Ballester-Olmos también detalla que los naranjos cumplen con «el criterio de eficiencia anticontaminación. Son árboles con hojas un tanto rugosas que sirven para atrapar el polvo». Además, argumenta que al ser perenne, todo el año produce oxígeno y el azahar de primavera supone un encanto adicional».

Asegura que estos árboles casi no necesitan poda, «a diferencia de otras especies como el ficus nítida que hay en la avenida del Puerto que puede alcanzar los 12 metros de diámetro en las aceras y causar molestias a los vecinos de las fincas próximas».

Este experto explica que en su libro 'El medio ambiente urbano y la vegetación' ya enumera árboles adecuados para Valencia como el moral, la sófora, la lagunaria o el naranjo. Además, propone que debería de hacerse un «plan director de arbolado a 20 años vista, no con un horizonte político».

Fotos

Vídeos