El Ayuntamiento de Valencia propone a Tomás y Escario para la reforma de la plaza de la Reina

Vista general de la plaza de la Reina. / Irene Marsilla

El Consistorio desestima la propuesta ganadora tras comprobar que una empresa del equipo está en concurso de acreedores y tiene deudas con Hacienda

LOLA SORIANO VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia ha requerido al equipo de los arquitectos José María Tomás y Antonio Escario para que sean ellos los que lleven a cabo el proyecto de reforma de la plaza de la Reina. Si bien el equipo ganador del concurso de méritos había sido el encabezado por el arquitecto Miguel del Rey, junto con Íñigo Magro y dos empresas técnicas, el Consistorio ha desestimado la primera propuesta tras detectar que una de las empresas técnicas de la Unión Temporal de empresas (UTE) se encontraba en concurso de acreedores.

Según consta en la resolución municipal, la empresa Mediterráneo Ingenieros S. L. «concurren dos supuestos de prohibición de contratar con la Administración» y se detalla que han solicitado concurso de acreedores. El Ayuntamiento también justifica que «se ha comprobado telemáticamente que tiene deudas tributarias y con la Seguridad Social».

Del Rey y Magro tachan de 'cobarde' al equipo de Ribó por tumbarles la entrada de una nueva empresa

El Consistorio informó a los miembros de la UTE el 24 de mayo del problema, una situación que destapó el concejal del grupo popular, Alfonso Novo, el pasado viernes, cuando afirmó que Ribó «estaba ocultando la renuncia de una firma» al plan de la plaza de la Reina.

Después de que el Consistorio notificara el problema, el colectivo presentó alegaciones. «Propusimos que la UTE continuara con la colaboración de otra firma, Valnu Servicios de Ingeniería, o bien que se admitiera la inclusión de esta empresa en la UTE y hemos adjuntamos jurisprudencia europea para demostrar que era posible», indicó Íñigo Magro. A pesar de ello, El Consistorio rebatió que el ejemplo aportado «enjuicia un caso en el que ya hay contrato, no como el supuesto que nos ocupa». El servicio jurídico también se apoya en un acuerdo de mayo de 2017 del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón para rechazar la alterativa por ser una empresa que no concurrió al concurso. Y tumban la solución alegando que «no cumplen con el requisito del volumen de negocios».

Ineficacia burocrática

La decisión municipal ya ha causado las primeras reacciones. Miguel del Rey, Íñigo Magro y Antonio Gallud aseguraron no entender por qué les han tumbado la alternativa para seguir adelante con el proyecto. «Entre la apertura del segundo sobre y el tercero, en lugar de tardar quince días, que es lo que se marcaba, pasaron 3 meses, y sobrevino la circunstancia de la empresa técnica».

Además, han manifestado sus opiniones en un escrito que van a presentar al alcalde Joan Ribó. «Hace dos años la alcaldía consideró prioritaria la intervención en la plaza de la Virgen. Se propuso nuestro proyecto, ganador del concurso del Colegio de Arquitectos de 1999, como base y ahora se produce un sinsentido producto de la ineficacia y la burocracia de un Ayuntamiento». Añaden que «en este dilatado y excesivo periodo de tiempo, incomprensible para un proyecto prioritario de Valencia, se ha producido una circunstancia totalmente ajena a nuestra oferta», en relación a situación concursal. Y argumentan que, a pesar de haber presentado alternativas, «estas consideraciones por circunstancias políticas y cierta cobardía no se han tenido en cuenta y han llevado a buscar la solución menos comprometida para los servicios jurídicos municipales».

Se preguntan «cómo va a responder el Ayuntamiento a la propiedad intelectual. El concurso de 1999 obligaba a que, en caso de usarse, en su desarrollo intervinieran los autores, como se advirtió por escrito al Ayuntamiento. Consideramos un sinsentido la gestión de un Ayuntamiento que se supone progresista».

Estos arquitectos recuerdan que «todos los planos de planta, secciones y dibujos están hechos por nosotros. En la base de nuestra propuesta figura la utilización de la cripta y las rampas del parking. Nos preguntamos si lo van a usar terceros».

Por su parte, José María Tomás argumentó ayer que están «en proceso administrativo y esperando la comunicación oficial». Dijo que sería una suerte poder trabajar en este proyecto» y que lo importante sería «escuchar a los vecinos y a los usuarios de la plaza».

Fotos

Vídeos