El Ayuntamiento de Valencia intensificará la limpieza en toda la ciudad tras las quejas vecinales

Naranjas sin recoger en un alcorque. / J. MONZÓ

Ciutat Vella, debido a la afluencia turística, o la playa para perros de Pinedo serán dos de las zonas en las que se ampliarán las actuaciones

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

Empleo, limpieza y tráfico. Son los tres principales problemas de la ciudad recogidos en el barómetro municipal de opinión ciudadana que el Ayuntamiento hizo público el pasado abril y que reflejaba una de las críticas más reiteradas de los vecinos del cap i casal debido al incremento de suciedad en algunas zonas de la ciudad.

Ante esta situación, el Consistorio tiene previsto aprobar hoy en la junta de gobierno, a instancias de la concejala responsable de Medio Ambiente, Pilar Soriano, una propuesta para intensificar la limpieza en toda la ciudad bajo el epígrafe 'Programa de mejora de los servicios de recogida selectiva y otros del contrato de limpieza viaria y recogida de residuos'. Las actuaciones responden a «mejoras y ajustes de los servicios de limpieza y recogida de acuerdo con las disponibilidades presupuestarias».

Este refuerzo se aplicará en las tres zonas en que se divide el cap i casal, es decir, la 1 (centro y sur de la ciudad más las pedanías), la 2 (al norte del viejo cauce y las pedanías) y la 3 (Quatre Carreres y Poblados Marítimos). Según el documento al que ha tenido acceso este periódico, en el caso de la zona 1, habrá una ampliación del servicio de limpieza en Ciutat Vella «por motivos de afluencia turística».

Con esta decisión, el Consistorio quiere atajar las quejas de los vecinos de este distrito, que han denunciado en numerosas ocasiones la suciedad, el botellón y los orines, sobre todo en callejones, durante el fin de semana debido a las actividades de ocio nocturno. Una situación que daña la imagen de una de las principales zonas turísticas del cap i casal debido al número de visitantes que concentra.

La junta de gobierno aprobará hoy un programa de mejora de los servicios entre aogsto y octubre

También se actuará en la playa de Pinedo debido a la existencia, desde el verano pasado, de una zona acotada para el esparcimiento de los perros, lo que también obliga a reforzar la limpieza dado que el espacio es colindante con el de las personas.

El informe del área de Gestión de Residuos Urbanos y Limpieza también incluye un proyecto piloto de mejora de la recogida selectiva de residuos en los barrios de Soternes, Fuensanta, La Luz y calles adyacentes, que supondría el incremento y la reordenación de contenedores en las áreas de aportación o en las islas de contenedores.

Recogida de enseres

Otra de las medidas que impulsará el Consistorio es el incremento del servicio de recogida de enseres en el periodo comprendido entre los meses de agosto y diciembre de este año, con el fin de evitar la presencia de muebles y electrodomésticos junto a los contenedores. Si actualmente se desarrolla entre las 08.30 y las 15.30 horas, en los meses de verano se realizará también por las tardes.

Según el documento que llevará hoy la concejala Soriano a la junta de gobierno, el presupuesto para la zona 1 asciende a cerca de 104.000 euros (cantidad a la que habría que sumar los programas aún no conocidos para las otras dos zonas) y las actuaciones de mejora se desarrollarán entre agosto y octubre de este año. Ese incremento en la partida presupuestaria es posible gracias a la transferencia de crédito que se tramita actualmente.

No es la primera vez que el Consistorio se ve obligado a intensificar los trabajos de limpieza en las calles del cap i casal. A finales de 2015 el departamento de Pilar Soriano ya puso en marcha un plan de choque con un desembolso de casi un millón de euros, destinado principalmente a mayor baldeo de aceras y zonas peatonales, más operarios para la limpieza de calles y un refuerzo, también entonces, del servicio de recogida de enseres.

Las acciones para acabar con la suciedad en la zona 1 tiene un presupuesto que supera los 100.000 euros

Fue la respuesta ante el aluvión de quejas vecinales por la falta de recogida de la basura en varios barrios, que llevó incluso a uno de ellos, Orriols, a enviar al alcalde, Joan Ribó, una carta a los Reyes Magos con la petición de que aumentase la dotación para barrido y recogida de basuras.

Y en las últimas semanas las protestas se han centrado en la negativa del Consistorio a recoger las naranjas de los 5.316 árboles (el 43% del total) que han quedado pendientes, según denunció el grupo municipal popular tras recibir la respuesta por escrito de Pilar Soriano. La contestación indicaba que los motivos principales de dejar naranjas sin recoger son «los medios personales disponibles y su compatibilidad con el resto de tareas de mantenimiento».

Los populares también denunciaron esta misma semana el peligro que representan los frutos caídos, y aplastados, para los ciclistas debido a la cercanía de algunos árboles al carril bici dado que el jugo puede provocar resbalones.

Fotos

Vídeos