El Ayuntamiento de Valencia tramita en un mes dos hoteles y un bloque de apartamentos en el centro

La cocina, revestida con azulejos cerámicos, es la única que queda en Valencia / lp
La cocina, revestida con azulejos cerámicos, es la única que queda en Valencia / lp

Tello solicita la declaración de los palacios de los Exarchs como BIC, cuyo reforma contempla también un alojamiento

P. MORENO/I. DOMINGO

valencia. El Ayuntamiento ha recibido en un mes dos peticiones para la apertura de nuevos hoteles, así como otras dos promociones de bloques de apartamentos, de los que uno al menos está en Ciutat Vella en este último caso. Todas las peticiones se encuentran en fase de exposición al público para la recepción de alegaciones.

Una de las promociones de apartamentos se sitúa en tres solares del barrio de Velluters, en los números 27, 29 y 31 de la calle Bany. Se trata de una zona donde ya han abierto otros establecimientos similares, en una parte del centro degradada y con un notable descenso de vecinos los últimos años.

La segunda iniciativa se centra en un nuevo hotel-apartamento de cuatro estrellas en un inmueble ya construido que recae a las calles Corretgeria, 28 y Bany Pavesos, 4. El edificio está a unos metros del Micalet y se utilizó durante años como sede de una escuela de hostelería.

Otro hotel se tramita en el número 18 del paseo de Ruzafa, también a la espera de alegaciones. En este caso no se precisa la categoría del establecimiento, muy cerca del cruce con la calle Convento Santa Clara. La cuarta promoción corresponde a otro bloque de apartamentos, aunque en este caso no se concreta su ubicación en el edicto.

El balance indica la pujanza del sector en la ciudad, donde otro hotel que se sumará a la oferta actual estará situado en los palacios de los Exarch, ubicado en el entorno monumental de los Santos Juanes y la Lonja. El Ayuntamiento anunció ayer, a través de la concejala de Cultura, Glòria Tello, que va a instar a la Conselleria de Cultura a que declare estos inmuebles como Bien de Interés Cultural (BIC).

Datadas en el siglo XIV, las casonas forman parte de un proyecto urbanístico, que afecta también a unos solares en los que se realizan excavaciones arqueológicas, que contempla un hotel en su interior. Esto motivó reivindicaciones vecinales y de instituciones como el Consell Valencià de Cultura para solicitar la protección de los palacios y elementos como la cocina monumental y la capilla de San Ignacio de Loyola.

Hasta que se inicie la tramitación administrativa del BIC, la concejalía de Desarrollo Urbano va a declarar los palacios de los Exarchs como Bien de Relevancia Local (BRL), lo que marcará un régimen transitorio en el que las obras que vayan más allá de la conservación tendrán que contar con el visto bueno de la Generalitat.

Fotos

Vídeos