El Ayuntamiento reubicará los bolardos por los problemas de acceso que creaban

Un vehículo de la Policía Local atravesado en el paseo de Ruzafa. /Damián Torres
Un vehículo de la Policía Local atravesado en el paseo de Ruzafa. / Damián Torres

Joan Ribó ha asegurado que Valencia es «una ciudad segura»

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

El Ayuntamiento de Valencia «afinará la ubicación» de algunos de los 90 bolardos colocados por la ciudad tras el atentado de Barcelona del pasado mes de agosto tras comprobar que algunos dificultan «el paso de comerciantes, vehículos de emergencia o bicicletas». Estos bolardos se han colocado en puntos como las calles Ribera, Ruzafa, Navellos o Muro de Santa Ana. Además, furgones de policía nacional vigilan enclaves como la plaza de la Virgen o la de la Reina, entre otros.

Así lo ha asegurado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, tras la reunión de la Junta de Seguridad que se ha celebrado en la Delegación de Gobierno, donde el Consistorio ha anunciado que el bando de Fallas de 2018 incluirá nuevas medidas de seguridad para evitar atentados y que, tal como contó LAS PROVINCIAS este fin de semana, los mercaditos extraordinarios son también objeto de especial atención y protección por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Tanto el primer edil como el delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, han solicitado colaboración ciudadana para detectar posibles focos de radicalismo y han afirmado que Valencia es «una ciudad segura».

Fotos

Vídeos