El Ayuntamiento reconstruirá 1,8 kilómetros de un canal en la Albufera

Canal de la Albufera. / i. marsilla

El proyecto prevé la eliminación de especies invasoras como plantas de ricino y cañaverales en las motas junto a los arrozales del parque

P. MORENO VALENCIA.

El Ayuntamiento ha sacado a concurso la reconstrucción de 1.860 metros de motas (barreras de tierra entre el lago y los arrozales) en mal estado de conservación en uno de los canales de la Albufera, en concreto el que discurre junto a la carretera de El Saler, entre la rotonda donde termina la autovía y la que sirve de desvío hacia el antiguo hotel Sidi Saler. El presupuesto de licitación se ha fijado en 219.145 euros con un plazo de ejecución de 13 semanas.

El canal que linda con la mota es empleado por embarcaciones para uso recreativo en el parque natural y se considera también un espacio etnológico de interés local, donde hay que «valorar la importancia del trazado en el paisaje y su existencia, para entender la disposición de sequers de arroz, embarcaderos, casas, caminos tradicionales y de otras instalaciones económicas y agrarias que han permanecido en el territorio», se indica en el proyecto dirigido por la concejalía de Devesa-Albufera.

Los tramos estudiados de la mota no están en condiciones adecuadas, ya sea por una deficiente construcción que pone en peligro su estabilidad o bien por su estado de conservación al estar colonizadas por vegetación y maleza, por lo que será necesario realizar su estabilización.

El proyecto contempla trabajos previos de limpieza y desbroce de la mota en los que el exceso de vegetación tanto autóctona como alóctona impide el trabajo de reconstrucción. El encargo prevé la retirada de cañaverales y matorrales de ricino, debido a que las raíces de los primeros rompen las construcciones de tierra y los segundos son tóxicos para personas y animales.

También se procederá a la retirada de plásticos y escombros vertidos en la mota de forma incontrolada, y que suponen la mayoría de residuos en el parque natural. A lo largo del canal quedan un par de molinos y un embarcadero, en un entorno donde tras la eliminación de las especies invasoras se promoverá la plantación de autóctonas. El proyecto cita la aplicación de técnicas de bioingeniería, sin precisar más, que «contribuyan a la fijación del terreno, favoreciendo una estabilidad mayor de la mota proyectada» junto a la carretera.

Fotos

Vídeos