El Ayuntamiento rechaza a los activistas antiturísticos: «No sois bienvenidos»

Un grupo de turistas junto a la Lonja, con un guía turística.
Un grupo de turistas junto a la Lonja, con un guía turística. / j. monzo

Gómez asegura que el plan estratégico del turismo se aprobó con el «consenso social» y se toman medidas contra la masificación

PACO MORENO VALENCIA.

Un día después de que se conociera la ocupación simbólica de un apartamento en el centro de Valencia por parte de activistas del grupo independentista Arran, la alcaldesa accidental Sandra Gómez

Sandra Gómez afirmó sobre lo sucedido en Barcelona y Palma de Mallorca, donde la misma entidad ha protagonizado actos vandálicos antiturísticos, que «rechazamos cualquier tipo de manifestación violenta, aceptamos las críticas pero por lo demás no hace falta que vengan porque no son bienvenidos».

La también delegada de Turismo señaló que en el cap i casal existe un «consenso social en torno al turismo, el plan estratégico fue aprobado por unanimidad del sector e incluso por la Federación de Vecinos, lo mismo que ocurrió en el pleno por todos los grupos políticos. Está claro que aquí el turismo no ha provocado una fricción real».

La protesta se realizó el pasado día 26 aunque trascendió ayer a los medios de comunicación. Consistió en colgar una pancarta del balcón del apartamento, que habían alquilado como unos turistas más, además de lanzar una serie de consignas contra la plataforma digital Airbnb, mayoritaria en el alquiler de estas viviendas por internet.

Gómez destacó que el turismo genera el 14% del PIB de Valencia. «Si no existiera el turismo tendríamos problemas mucho más graves de los que apareja este sector», dijo, para señalar que los incidentes antiturísticos están «políticamente muy localizados en Cataluña y hace poco se trasladaron a Palma».

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, indicó ayer sobre la acción de los activistas en la calle del Trench, junto a la plaza Redonda, que «es lamentable que unos pocos quieran echar por tierra el trabajo de muchos para hacer de Valencia una gran ciudad».

La responsable de Turismo abundó diciendo que la intención del Ayuntamiento es que «Valencia sea un destino sostenible, con calidad frente a cantidad, barrios atractivos y una política clara para que algunas zonas no se conviertan en dedicados sólo al turismo».

En su opinión la ciudad está «muy alejada de lo que ocurre en otros lugares», para recordar las imágenes habituales de los escándalos en Magaluf, la playa de Palma de Mallorca donde se congregan miles de turistas de botellón. «Eso puede despertar críticas, pero Valencia no tiene nada que ver».

También terció en la polémica el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien dijo ayer que «aquí no hay un problema» con la masificación turística. Al ser preguntado por la posible extensión a la Comunitat de acciones vandálicas contra la masificación turística, comentó que la posición del Consell «es evidentemente contraria a cualquier violencia, no hay ningún motivo para que se produzca. Garantizaremos la seguridad de todos los ciudadanos que opten por la Comunitat para sus vacaciones, una de las mejores decisiones que pueden tomar».

La edil de Turismo presentó esta semana un estudio realizado sobre los apartamentos turísticos, donde la conclusión es que la algo más de la mitad de las 4.714 viviendas localizadas dedicadas a este sector no están registradas. La previsión es firmar un convenio con Airbnb para que los anunciantes en dicha plataforma estén todos dados de alta en el registro de la Generalitat, de tal modo que paguen impuestos a Hacienda, además de cobrar una tasa que redundaría en el Consistorio. La empresa indicó ayer sobre eso que «espera trabajar con el Ayuntamiento en leyes claras» y que hagan posible que los beneficios del turismo se repartan «entre todas las personas y comunidades» sin entrar a valorar la propuesta de una tasa.

Fotos

Vídeos