El Ayuntamiento prohíbe nuevas terrazas en las zonas peatonales

Terrazas en la calle Palafox, junto al Mercado Central de Valencia. / j. signes

Galiana anuncia que ya ha iniciado varios expedientes para retirar licencias en Ruzafa y Ciutat Vella por sanciones

LOLA SORIANO VALENCIA.

El equipo de gobierno va a poner freno a la proliferación de terrazas en la vía pública. El concejal de Espacio Público, Carlos Galiana, anunció ayer que no van a conceder más licencias en las nuevas zonas peatonales que se construyan en la ciudad ni tampoco en las calles de los barrios donde se amplíen las aceras. Para poner coto a la masificación de mesas y sillas, la concejalía de Comercio, Control Administrativo y Espacio Público ha decidido presentar hoy una moción en la junta de gobierno con el objetivo de ordenar el dominio público.

Tal y como explicó ayer el concejal Carlos Galiana, la medida supondrá «que los locales de hostelería que quieran abrir en las zonas de nueva peatonalización o donde se hayan ampliado aceras no tendrán una concesión para poner terrazas en la vía pública». Pero además, indicó que «las terrazas que ya existían antes de la ampliación de viales, se quedarán del mismo tamaño. No podrán ampliarlas ni hacer una adaptación que implique una ocupación que supere un tercio de la amplitud total del espacio para los viandantes».

Galiana puso como ejemplo que si «un local que tenía antes de las obras 10 metros de terraza porque las aceras no le permitían disponer de más espacio, se quedará con los mismos metros. Aunque tenga suficiente aforo en el interior del local, no podrá optar a 40 metros».

Esta prohibición también se hará en los barrios que cuenten con una declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS). En la moción se detalla que «si se autorizaran nuevas terrazas o ampliaciones a las ya existentes se propiciaría el aumento total del aforo de la zona con la consecuencia de un mayor número de personas susceptibles de aumentar el nivel acústico del ámbito».

Galiana argumentó ayer que estas medidas son «una moción copiada de una que aplicamos hace un año y medio en la calle San Vicente». A la hora de justificar esta iniciativa, explicó que «modificar sustancialmente la ordenanza de Dominio Público en materia de terrazas sería burocráticamente una locura porque habría licencias de 2014, del tramo de 2014 a 2017 y a partir de 2017» y añadió que «si todo el mundo cumpliera la ordenanza, no tendríamos los problemas del marcado de terrazas y los horarios».

También comentó que lo que sí van a aclarar en la nueva ordenanza que se prepara es qué se tipifica como sanciones graves. «Actualmente la ordenanza dice que se pueden revocar licencias si hay sanciones graves pero no concreta. Es algo que queremos aclarar y recoger con qué acumulación de sanciones se vería como grave». A la pregunta de si se han retirado ya licencias a locales de hostelería por sanciones, Galiana respondió que «ya hay varias terrazas en las que se ha iniciado el expediente de revocación». Y concretó que sobre todo se trata de bares en Ruzafa y Ciutat Vella. E indicó que en estos dos puntos y en Benimaclet es donde más problemas de concentración se registran.

En cuanto a expedientes sancionadores por denuncia de la Policía, el edil explicó que en 2014 hubo 208; en 2015, 226; el pasado año, 348 y hasta mayo de este año, 198. También concretó que hay 3.300 expedientes de terrazas, como paso previo a la adaptación a nueva ordenanza, y 1.375 terrazas con la marca de delimitación de espacio.

Malestar de hosteleros

Desde la Federación de Hosteleros de Valencia aseguraron que esta medida les ha pillado por sorpresa. «Ya que es algo que nos va a afectar, nos hubiera gustado conocerlo. Sabíamos que querían ver alternativas en Ruzafa y Cabanyal, pero no que se fueran a implantar medidas generalizadas de tanto calado», indicó Rafa Ferrando, secretario general.

Ferrando explicó que «en principio, no nos gusta que quieran partir de una limitación, ya que hablan de no poner nuevas terrazas en áreas peatonales y dejar las existentes como están. La hostelería es un motor económico, genera empleo y es un atractivo turístico, por eso, pensamos que antes de decidir se debería de dialogar y consensuar». Desde la Federación de Vecinos de Valencia calificaron como positivas las medidas «encaminadas a denegar o ampliar licencias de terrazas en zonas ZAs o calles que se peatonalicen o amplíen, pero recordaron que es necesario convocar un observatorio del ruido» y añadieron que para frenar «el tsunami de las terrazas , las medidas tendrían que ir acompañadas de un mayor control policial para cumplir la normativa y una mayor eficacia para tramitar las sanciones».

Más

Fotos

Vídeos