El Ayuntamiento mantiene los talleres de la T2 pese a las quejas vecinales

Los residentes de Quatre Carreres critican la degradación del espacio urbano, el impacto visual y la inseguridad vial que provocará la instalación

I. DOMINGO

Valencia. Decepción entre los vecinos de Quatre Carreres tras la reunión mantenida con el Ayuntamiento de Valencia para abordar la ubicación de los talleres provisionales de la T2 en una parcela situada junto a la avenida Amado Granell, calificada actualmente en el Plan General como zona verde.

Fuentes vecinales explicaron que no alcanzaron ningún acuerdo en el encuentro celebrado el lunes debido a la negativa del equipo de gobierno a trasladar esta instalación a otro espacio de la ciudad que, además, permitiera la conexión con otros tramos de la red tranviaria.

Para los residentes de los bloques de vivienda del PAI Hermanos Maristas-General Urrutia, que aglutina a 863 familias y unos 4.000 vecinos, la ubicación llevará asociadas actividades industriales de mantenimiento rutinario de los convoyes, además de «riesgos de olores, ruidos, vibraciones, vertidos y generación de residuos». También añadieron la inseguridad vial «al cruzar los tranvías por lugares destinados actualmente al peatón» y el impacto visual de los talleres.

En este sentido, las mismas fuentes rechazaron la tesis del Ayuntamiento sobre que la infraestructura sólo será un aparcamiento ya que habrá actividades de mantenimiento o de ciclo corto. No obstante, los vecinos confiaron en volver a tener un encuentro con el Consistorio para lograr el traslado de los talleres.

Fotos

Vídeos