El Ayuntamiento impulsa la supresión de las charangas por el ruido en el Carmen

Terraza en una calle de Valencia. / j. j. monzó
Terraza en una calle de Valencia. / j. j. monzó

Medio Ambiente lo incluye entre las medidas definitivas de la zona acústicamente saturada junto al recorte de horario de las terrazas

PACO MORENOVALENCIA.

La concejalía de Medio Ambiente ha incluido entre las medidas definitivas de la zona acústicamente saturada del barrio del Carmen la prohibición de charangas en las calles, según el acta de la reunión celebrada el pasado 12 de diciembre a la que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS. La propuesta lanzada por la delegada Pilar Soriano tendrá ahora que ser debatida por los miembros de la mesa de trabajo, antes de exponerla al público.

El barrio del Carmen está afectado por medidas cautelares desde febrero de 2013 para reducir los ruidos nocturnos, en lo que se conoce como zona acústicamente saturada (ZAS). Se trata de un caso único en la ciudad dado que en las otras tres zonas (Xúquer, Woody, Juan Llorens) sí que hay una normativa con modificaciones definitivas.

La mesa de trabajo formada por vecinos, hosteleros, representantes de otros sectores y el gobierno municipal se reunirá de nuevo este miércoles, donde se pretende avanzar en el consenso de las medidas. Además de la prohibición de charangas, también se cita en el acta del último encuentro un recorte de horarios de las terrazas, así como «no ampliar ni conceder más (autorizaciones) en este ámbito».

Otro de los apartados que se cita es el referido a los apartamentos turísticos. «Nos acogemos a lo que se apruebe definitivamente en el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella, actualmente en tramitación, que va a introducir novedades al respecto». Esta normativa prevé como adelantó este periódico que en las zonas más saturadas no se permita el uso compartido de vecinos y apartamentos en las fincas.

Sobre las charangas, fuentes de la asociación Amics del Carme comentaron que «de mayo a junio las despedidas de soltero son muy frecuentes y suelen ir acompañadas por charangas». Los residentes apoyan la prohibición y añaden que «entendemos que será las 24 horas, no sólo por las noches».

Otros barrios como Ruzafa también se han mostrado críticos con esta moda de los pasacalles improvisados por grupos de amigos, a altas horas de la madrugada. Se trata obviamente de una actividad no regulada y la idea es que la Policía Local tenga más respaldo jurídico para poder imponer las multas.

De los apartamentos, desde Amics del Carme indicaron que «hay un censo pero ello no garantiza la legalidad de los mismos», para cuestionar el ámbito de actuación de la ZAS y pedir su ampliación. Según recoge el acta, Soriano planteó «partir con un nuevo sometimiento a información pública de las medidas que se acuerden en la mesa de trabajo». Desde la aprobación de las cautelares se ha dado el visto bueno a nuevos documentos, el último en 2013 referido a la afección de unas discotecas del barrio.

Las propuestas que se quieren acordar se relacionan con el compromiso adoptado entre vecinos, hosteleros y Ayuntamiento para revisar la superficie de las terrazas de los bares, lo que supondrá con seguridad la reducción de las mesas y sillas, tanto en el Carmen como en Ruzafa, como las dos áreas actuales de concentración de bares. Los residentes piden que se amplíe el ámbito por una «serie de locales que están en las proximidades y son problemáticos».

La representante de la Federación de Vecinos planteó en ese encuentro el ejemplo de un local con 13 denuncias sin tramitar por la falta de un informe de la Policía Local. Un mando del Cuerpo presente en la mesa replicó que esto no es posible, dado que todas las semanas se produce una reunión entre los agentes y el servicio de Actividades.

Entre las medidas para reducir el ruido, las medidas cautelares incluyeron la restricción de tráfico por las noches, lo que los residentes aseguran no se cumple. Al principio había policías locales, aunque lógicamente después se dejaron sólo las vallas con la señalización. Desde entonces se ha producido la remodelación de buena parte de los sentidos del tráfico, estando pendiente la colocación de cámaras que reconocen matrículas en algunas para multar a los no autorizados.

Más

Fotos

Vídeos