El Ayuntamiento cierra más zonas del tanatorio al encontrarse deficiencias

Fachada principal del tanatorio. / v. martinez
Fachada principal del tanatorio. / v. martinez

La decisión afecta a dos almacenes y a la sala de tanatopraxia ya que la concesionaria no ha presentado un calendario de actuaciones de mejora

I. D. VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia comunicó ayer el cierre de otras tres salas del tanatorio municipal, que se suman al decretado sobre el aparcamiento subterráneo a finales del mes de junio, tras detectarse «deficiencias graves» durante una inspección municipal, según informó la concejalía de Cementerios que dirige Pilar Soriano.

Se trata de dos almacenes (uno de floristería en zona exterior y en parte del restaurante y otro sin uso) y la sala de tanatopraxia, que según indicaron está vinculada al Instituto de Medicina Legal. Desde el Consistorio se señaló que mientras la empresa concesionaria no solucione los problemas, estas instalaciones permanecerán cerradas. Desde hace tres semanas se había decretado el cese de actividad en las mismas y es ahora, tras recibir las alegaciones de la concesionaria, cuando se ha decidido su clausura.

Esta notificación del Ayuntamiento llega a raíz de la respuesta de la empresa auditora externa, responsable de la inspección, al escrito de alegaciones de la empresa que gestiona el tanatorio municipal, cuyo plan de negocio aprobado cuando se concedió la gestión de las instalaciones planteaba la sustitución de instalaciones cada 18 años, que se cumplirán en 2018

Según el informe de la empresa auditora, el escrito de alegaciones no determina «expresamente» un calendario de actuaciones correctoras ni presenta una memoria descriptiva de las obras que tiene que realizar, por lo que «no desvirtúa la resolución del Ayuntamiento dictada hace unas semanas», es decir, el cierre de instalaciones.

En respuesta a las alegaciones de la empresa concesionaria, que indica que hay actuaciones en marcha para hacer algunas correcciones, «aunque sin especificar cuáles ni con qué calendario previsto», la empresa auditora advierte de que «las incidencias clasificadas como urgentes se tienen que resolver de manera inmediata, pero todas las otras que tengan una resolución sencilla, también», según la información facilitada por el Ayuntamiento. También exige una memoria de actuaciones inmediatas que sea revisada por el Consistorio con carácter previo a su ejecución.

Entre las incidencias que la inspección requería como urgentes figuraba la puesta marcha de los sistemas de detección de incendios y de detección de monóxido en el aparcamiento, así como la adecuación de las emergencias en todo el edificio y la reparación de puertas en las cajas de escaleras. Los problemas se detectaron tras la realización de una inspección.

Fotos

Vídeos