Las averías y accidentes en la EMT se disparan casi un 20% en un año

Varios autobuses de la EMT circulan por la ciudad en medio de un atasco./ Irene Marsilla
Varios autobuses de la EMT circulan por la ciudad en medio de un atasco. / Irene Marsilla

Con una flota cada vez más anticuada, trabajadores de la empresa alertan de los problemas técnicos de los buses

Álex Serrano
ÁLEX SERRANOValencia

Que el estado de la flota de la EMT no es el mejor no es nada nuevo. Este diario viene dando cuenta desde hace meses de los constantes problemas de los cerca de 500 autobuses de la empresa. Sin embargo, el informe a los consejeros del pasado mes de noviembre evidencia que la situación es más grave de lo que se podía intuir de lo que susurran los trabajadores. Según los datos ofrecidos a por la EMT a los propios miembros de su Consejo de Administración, las averías y los accidentes han crecido un 18,7% en un año: han pasado de 17.664 en noviembre de 2016 a 20.961 apenas un año después. Noviembre también registró un importante aumento de los problemas técnicos, concretamente, 132 más que en 2016.

Estos datos no sorprenden en el seno de la compañía. Preguntados por este diario, varios trabajadores que no quieren dar su nombre por miedo a represalias desde la gerencia aseguran que los autobuses «fallan cada vez más». «Lo que es un milagro es que no haya más problemas, algunos autobuses son viejísimos», explican. Según el informe de noviembre, la edad media de los autobuses es más elevada que la del pasado año. La flota tiene una edad media de 13,59 años. Desde la dirección de la empresa, que ostenta Compromís de la mano del concejal de Movilidad y presidente de la EMT, Giuseppe Grezzi, siempre señalan a la herencia recibida desde el gobierno del Partido Popular como explicación para la vejez de los autobuses municipales.

En 2016, Grezzi anunció la compra de 41 autobuses. En 2017, de 37, que habían de llegar a finales del pasado año, y para 2018 ha dicho que comprará 35 más. Pero mientras se cumplen las promesas en forma de anuncios del concejal de Movilidad, lo cierto es que la EMT está, hoy, más envejecida que en 2016. De hecho, en noviembre del mismo año la edad media de la flota era de 12,61 años.

Los vehículos de la empresa tienen una edad media superior a los 13 años

Problemas mecánicos

Según la tabla del informe, los autobuses de la EMT registraron en noviembre de 2017 un total de 9 colisiones y 1.287 incidentes, entre las cuales destacan los 453 problemas de mecánica, los 343 de electricidad y los 482 de carrocería. Además, los elementos accesorios del autobús, como el sistema de ayuda a la explotación, la máquina expendedora o la validadora, sufrieron 408 averías en noviembre. Hubo, además, 125 espejos rotos y 8 ruedas pinchadas en un mes. La EMT registró, además, 6 anomalías sin avería.

Estos problemas provocan en muchas ocasiones que decenas de autobuses no salgan a la calle, lo que causa retrasos y desajustes horarios. Sin ir más lejos, el pasado mes de diciembre, en plena campaña de compras de Navidad, de los cerca de 450 autobuses que circulan por la ciudad en un día normal, el día 15 dejaron de salir 58, más de un 10%: 25 por la mañana y 33 por la tarde, cuando más se dejó notar en las calles de Valencia. La falta de un sólo autobús en una línea puede provocar retrasos y aumento de la frecuencia. Fuentes conocedoras de la situación que se vive en el seno de la empresa hablan de dos factores: la falta de personal y las averías. El primero está relacionado con trabajadores que están de baja y la falta de personal para sustituirlos en las cabinas de conductores. Los sindicatos llevan meses insistiendo en que hace falta contratar nuevos conductores, pese a que desde la EMT insisten en que han entrado en la empresa decenas de nuevos trabajadores desde la llegada de Compromís al gobierno municipal. En concreto, según el informe del pasado de noviembre, hasta ese mes habían entrado en la empresa 83 trabajadores, entre ellos 60 conductores con contrato temporal, ninguno de ellos a tiempo indefinido.

Sólo en noviembre hubo 408 averías y 1.287 incidentes de electricidad o carrocería

Las averías son el principal problema y están íntimamente relacionados con la edad de los autobuses. En concreto, 152 vehículos de los 489 de la empresa tienen 17,35 años. Se tratan de los Renault Citybus, comprados a principios de siglo. Son el 31% del total de autobuses de la flota. Los 81 Scania Omnicty de que dispone la EMT tienen 15,53 años de edad y suponen el 16,9% del total. Los más antiguos son los 45 Mercedes O-405-N2 que quedan en la empresa, que tienen 19,54 años de edad media. Estos autobuses, evidentemente, tienen más problemas en su día a día y son los que más averías sufren. También son los autobuses que más cuesta reparar, en ocasiones porque sus piezas están, incluso, fuera de circulación y hay que traerlas desde otros puntos de Europa, según fuentes conocedoras de la situación. De hecho, no sería el primer autobús que arde en las calles, como el que se prendió fuego en Reino de Valencia el pasado mes de noviembre. También es habitual que los vehículos más viejos de la flota de la empresa municipal sufran problemas en tránsito, lo que obliga a desplazar personal técnico desde San Isidro hasta el punto donde se ha averiado el autobús, lo que retrasa toda la línea.

Más

Temas

Emt

Fotos

Vídeos