Una avería en la catenaria obliga a cortar tres líneas de metro más de cinco horas

Los técnicos dejaron sin suministro eléctrico el tramo subterráneo para la reparación, lo que afectó a cerca de 40.000 pasajeros

Á. SERRANO/I. DOMINGO VALENCIA.

«Con lo que está pasando por Europa tenían que habernos informado de lo que pasaba rápidamente porque hemos pasado miedo». Es la reflexión que realiza en voz alta Estefanía, una de las pasajeras afectadas ayer por una avería en Metrovalencia que obligó a interrumpir la circulación de tres líneas y provocó retrasos en otras.

Una incidencia que afectó a cerca de 40.000 pasajeros, según la valoración realizada por Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), entre afectados directa e indirectamente (en este caso, por el retraso de algunos convoyes) y teniendo en cuenta que el corte se produjo en algunos intervalos de las llamadas horas punta. Habitualmente, un día laborable de julio, la red de metro y tranvía puede llegar a transportar a 190.000 personas.

FGV espera tener hoy el informe que elaboran los técnicos para conocer los motivos de la avería en la catenaria (cable de tendido eléctrico que permite circular a las locomotoras), que desencadenó una mañana de confusión en el suburbano valenciano, especialmente en los primeros momentos ya que los pasajeros desconocían qué ocurría.

Así, sobre las nueve de la mañana, se detectó el problema en la catenaria en el tramo comprendido entre Ángel Guimerá y Turia, lo que obligó a interrumpir la circulación, en un primer momento, entre Nuevo Centro y la gran vía Fernando el Católico. Fuentes de FGV explicaron que los trenes que circulaban en ese horario pudieron llegar a las dos paradas correspondientes y se desalojó a los pasajeros de los vagones. Aunque hubo instantes de confusión, el personal explicó lo que ocurría y se facilitó información en los paneles de las estaciones y por megafonía, indicaron las mismas fuentes.

Dos horas después, sobre las 11.30 horas, llegó el momento crítico para el servicio de Metrovalencia, ya que la reparación obligó a los técnicos a cortar el suministro eléctrico en un perímetro más amplio al afectado, por lo que la circulación se vio interrumpida entre Empalme y València Sud, es decir, todo el tramo subterráneo de la red.

En tranvía o autobús

Así, los usuarios de las líneas 1 (Bétera-Villanueva de Castellón) y 2 (Torrent-Llíria) vieron cómo el trayecto hasta el trabajo o casa o para realizar gestiones en Valencia se convirtió en una odisea. Un viajero que subiera en Llíria para ir, por ejemplo, a una consulta médica en la plaza España tuvo que bajar en Empalme y coger el tranvía hacia el Marítimo para, en ese trayecto, buscar una parada intermedia y coger el autobús hacia su destino. En este sentido, la EMT registró, como se comprobó en las paradas, mayor volumen de pasajeros, ya que muchos optaron por este transporte. En el caso del tranvía, había convocados paros con el 70% de servicios mínimos tanto a primera hora de la mañana como al mediodía.

Una situación similar vivieron los usuarios que tenían como origen Torrent, ya que sólo pudieron llegar hasta la parada de València Sud, sin posibilidad de avanzar hacia su destino por ningún otro medio ya que no se habilitó un plan alternativo de transporte por carretera.

El corte en el tramo subterráneo de la red también tuvo repercusiones en la línea 7 (Torrent-Marítim-Serrería), donde se restringió la circulación entre la localidad de l'Horta y la parada de Bailén (situada en las inmediaciones de la estación del Norte) ya que comparte túnel con las líneas 1 y 2 y no podía realizarse el enlace correspondiente.

No fueron los únicos afectados, pues los maquinistas que habían comenzado su jornada a las 06.00 horas tampoco pudieron regresar a sus puntos de origen, por lo que FGV tuvo que recurrir a coches para recogerlos y, en su caso, para trasladar a aquellos que se incorporaban a sus puestos de trabajo.

Segunda incidencia

Hacia las 14.30 horas, una vez reparada la catenaria, se restableció el servicio. De forma previa, se había recuperado la circulación entre València Sud y Patraix. Fueron cinco horas y media de corte ya que, según detallaron desde FGV, la avería fue de más trascendencia de lo que en un primer momento se pensó.

Desde el comité de empresa de FGV evitaron ayer realizar una valoración sobre lo sucedido al estar «a la espera» de recopilar los datos sobre la incidencia. Sí que remarcaron, no obstante, que cerca del 90% de los trenes pasan por el tramo del túnel. Además, recordaron que a comienzos de junio se registró otro problema en la catenaria, en este caso, en la estación de Alameda, que provocó retrasos en las líneas 6 y 9.

Fotos

Vídeos