Las autoescuelas toman la calle

Vehículos de autoescuelas que han participado en la protesta. / lp
Vehículos de autoescuelas que han participado en la protesta. / lp

La huelga de examinadores deja a los centros de formación casi sin alumnos hasta septiembreLas academias valencianas se quejan de que la falta de examinadores impide que los alumnos puedan obtener el permiso

MARIA BARBER

VALENCIA. La relación de amor odio entre la Dirección General de Tráfico (DGT), los sindicatos de examinadores y las autoescuela es uno de los temas candentes del panorama social valenciano, y parece que seguirá siéndolo después de verano.

La disputa ha dejado de ser un problema entre los implicados y ha llegado hasta las calles de Valencia en forma de manifestación. Ayer más de 250 coches y 150 camiones de autoescuela paralizaron durante dos horas el tráfico de la capital del Turia, desde la calle Mora de Rubielos hasta la Delegación del Gobierno, para reclamar el derecho que tienen los ciudadanos a poder presentarse al examen práctico de conducir durante el mes de julio. Bajo el lema 'Queremos examinar, queremos poder trabajar' y con el propósito de hacer el máximo ruido posible y concienciar a los valencianos de la situación en la que se encuentran los alumnos y los centros de formación, el sector de las autoescuelas valencianas colapsó importantes calles de la ciudad para pedir que se solucione el conflicto entre la DGT y los sindicatos de examinadores.

El acto, organizado por el sector de las autoescuelas valencianas y respaldado por la Unión de Autoescuelas de Valencia, la Agrupación Profesional de Escuelas Independientes (APEI) y la Asociación Valenciana de Autoescuelas, empezó a las 8:30 de la mañana en la Jefatura de Tráfico y finalizó a las 10:00 en la Delegación del Gobierno donde Armando Galindo, director de la Unión de Autoescuelas de Valencia, leyó un manifiesto en el que instó a que se ponga fin a una confrontación a la que no se le divisa el final. Ezequiel Archila, portavoz de tráfico de C.SIF en Valencia, aseguró el pasado lunes que desde el sindicato apoyan la manifestación porque ellos también piden más personal y que se solucione el conflicto entre la DGT y el colectivo.

La asociación de examinadores, apoyados por sindicatos como C.SIF o Asextra, lleva reivindicando desde el año 2015 un aumento de la plantilla para reducir su carga de trabajo. Asimismo, exigen más protección a la hora de dar el resultado de las pruebas para evitar agresiones y un incremento salarial en el complemento específico. Hace dos años que las idas y venidas del colectivo y de la Dirección General de Tráfico están afectando tanto a alumnos como a centros de formación.

Los más perjudicados, al fin y al cabo, son aquellos que quieren sacarse el carnet de conducir lo antes posible porque ahora mismo es prácticamente imposible. Ana María Murgui Regúlez, estudiante valenciana de 19 años, relata que el mismo día del examen su profesor de autoescuela le comunicó que no realizaría la prueba porque el examinador que se le había asignado secundaba la huelga. Este hecho ha provocado que Murgui no pueda presentarse a examen hasta mediados o finales de septiembre. El retraso impedirá que la estudiante pueda obtener el deseado carnet en la época estival, período del año en el que los mayores de edad dedican gran parte de su tiempo a prepararse. Ana María Murgui no es la única que se encuentra en esta situación. Esteban Escrivá, valenciano de 22 años, lamenta que a causa de la huelga va a tener que compaginar sus estudios universitarios con las prácticas de coche, mientras que en una situación sin incidencias podría haber obtenido el permiso de conducción en verano. La situación de los alumnos afecta directamente a los ingresos económicos de las autoescuelas porque, como explica Galindo «aquellos que tienen conocimiento de los retrasos no están haciendo prácticas de conducir porque saben que no van a poder presentarse a examen hasta mediados de septiembre».

La DGT y los sindicatos de examinadores tienen previsto seguir negociando para poner fin al conflicto con la mayor brevedad posible, mientras tanto los alumnos seguirán soñando con el deseado permiso de conducir.

Fotos

Vídeos