Los atascos vuelven a adueñarse de la marginal del cauce ahora por unas catas

Un peatón esperando al disco en verde, junto a la zona cortada por las catas. / Jesús Signes
Un peatón esperando al disco en verde, junto a la zona cortada por las catas. / Jesús Signes

Los sondeos cortan el puente de la Trinidad para buscar los restos de la muralla medieval y evitarla cuando se abra la zanja en enero

PACO MORENO Valencia

Hasta el próximo sábado se ha previsto la ocupación de un carril para el tráfico de vehículos y un tramo del anillo ciclista en la calle Pintor López, en la marginal derecha del viejo cauce. El motivo es una cata previa a la sustitución de una tubería arterial de agua potable que llegará hasta la plaza de Tetuán, una intervención que causó el lunes los primeros atascos en hora punta y que pronostican unos meses muy difíciles para los conductores a partir de enero, cuando se ha previsto el inicio de las obras. Las retenciones se suman a las sufridas por los conductores los últimos meses en la misma zona y en otras del centro como el entorno de la calle San Vicente Mártir y Colón.

La cata busca el trazado idóneo antes de la apertura de la zanja, en concreto para evitar los restos arqueológicos de la muralla medieval cristiana. En el tramo anterior, desde Guillem de Castro hasta poco antes de llegar a las torres de Serranos, aparecieron tres zonas con cimientos de la fortificación e incluso el antecedente del puente de San José.

La cata en la calle Pintor López no afectarán en principio al carril bici, que ayer seguía intacto. El anillo ciclista dejó esta calzada en tres carriles para el resto del tráfico y un cuarto destinado al transporte público. La supresión de uno solo causa serios problemas en una zona de la marginal por donde el pasado octubre circuló una media diaria de 53.000 vehículos.

Las retenciones se han incrementado los últimos años en el centro y las grandes vías

Las obras son necesarias porque se trata de renovar un tramo de tubería arterial (de un gran diámetro) que da servicio a numerosos barrios de Ciutat Vella. El tendido tiene un siglo de antigüedad y por eso se ha priorizado en las inversiones municipales. La decisión ha sido repartir en fases la apertura de la zanja, con los mayores cortes en la calzada durante los fines de semana. Esa es la razón de que los cruces a la altura de Serranos, Pont de Fusta y la plaza Tetuán se dejarán para el verano del próximo año.

Los atascos en la marginal derecha del viejo cauce marcaron durante toda la jornada tráfico denso en el paseo de la Pechina y el túnel del IVAM. El tramo que pasa por la calle Blanquerías está prácticamente terminado y durante la mañana varios operarios se dedicaron a retirar la tierra y la hojarasca del carril bici recién pavimentado antes de proceder a quitar la valla.

Las retenciones en la marginal son el aperitivo de una situación en el centro de Valencia que se complicará todavía a partir del próximo abril, cuando se ha previsto el tráfico el corte del último tramo de la calle de la Paz debido a la remodelación de la plaza de la Reina, incluido el aparcamiento subterráneo.

La EMT tiene pendiente presentar la remodelación de una docena de líneas de autobuses que se verán afectadas y que en principio serán desviadas por la calle Marqués de Dos Aguas en su mayor parte. Aún así, la compañía espera poner en marcha para esas fechas la segunda de la reordenación de líneas con dos macroparadas en la plaza Tetuán y la plaza Porta de la Mar, ambas pendientes de permiso de la Conselleria de Cultura según el PP.

Los atascos en la marginal del viejo cauce llegan de la mano de un aumento del tráfico privado en todos los grandes accesos de la ciudad. Como publicó LAS PROVINCIAS, el pasado octubre se registró un incremento diario de 36.000 vehículos respecto al mismo mes de 2016. La calzada de la marginal se estrechará más en la parte derecha al tener previsto el Consistorio un nuevo carril bici en todo el tramo.

Huelga de taxis en Valencia

Fotos

Vídeos