La asociación Fray Luis Amigó afea a Oltra que menosprecie las firmas de los vecinos

La entidad quiere contestar así a las manifestaciones de la consellera respecto a la recogida de rúbricas

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

La asociación Fray Luis Amigó se ha mostrado asombrada ante el "menosprecio" y "la falta de respeto" con la que la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha tratado a las más de 7.000 personas que, con sus firmas, solicitaban la vuelta de los menores al centro de acogida de Segorbe Nuestra Señora de la Resurrección. "Cuesta creer que una representante de la llamada nueva política, fundamentada en las políticas asamblearias, responda con una actitud tan prepotente e hiriente a una demanda compartida por casi la totalidad de la población de Segorbe".

La entidad quiere contestar así a las manifestaciones de la consellera de ayer, en las que, respecto a la recogida de firmas, subrayó que la gestión de niños "no es una cuestión en la que la gente pueda decidir dónde van, pues sólo faltaría que fueran los vecinos los que decidan qué se hace con un niño en situación de desprotección que la Generalitat tiene que tutelar". "Esto no es un festival ni un concierto de rock, pues estamos hablando de unos niños que están bajo la tutela de la Generalitat y es la entidad pública la que tiene que velar por su interés, y eso es una cuestión que no le compete a vecinos, ya que es un tema que está fuera del ámbito de la participación ciudadana", añadió.

Desde esta asociación, señalan, "llevamos años trabajando por los menores más desfavorecidos y sabemos que nuestra voluntad, y la de los más de 7000 firmantes de nuestra petición, no van a imponerse a la hora de gestionar las políticas de infancia de la Generalitat. Lo sabemos pero también sabemos que la voluntad de esos 7.000 ciudadanos, y de otros muchos, es la que decide quién ocupa los puestos de gobierno. Somos muchas las personas sensibles a la situación de los menores desfavorecidos, por eso hoy queremos trasladar nuestra máxima preocupación ya que la desprotección de este colectivo es máxima mientras que Mónica Oltra sea la responsable última de su bienestar y seguridad pues nunca se les había utilizado como hasta ahora se ha hecho"

Los 18 menores de Segorbe, lamentan, "fueron el espectáculo que animaba la presentación de su Nuevo Modelo de Atención en Centros y Hogares de Acogida. Eso sí pudo compararse a un concierto de rock, convirtiéndose en la animación requerida para asegurar la necesaria repercusión mediática. Aunque ahora lo niegue, utilizó sus nombres propios para defender su política en las Cortes –como consta en el diario de sesiones- y, además, quiso utilizarlos como cortina de humo para ocultar su mala gestión en los centros de acogida públicos"

El día a día en los centros de acogida, reconocen, "es complicado pero jamás se habían utilizado a estos niños y niñas para hacer política. A pesar de su ironía, del descrédito y el desprecio con el que la vicepresidenta nos trata, el pueblo de Segorbe seguirá trabajando para que el centro de acogida Nuestra Señora de la Resurrección vuelva a ser el hogar de esos niños y esas niñas. Para que la verdad se imponga a la difamación y la honradez a la manipulación".

Fotos

Vídeos