UGT afea a Marzà que deje sin trabajo a los interinos por el título de valenciano

El sindicato pide al Consell que suavice la normativa para que los docentes de mayor edad puedan tener una «jubilación digna»

EFE/D. G. VALENCIA.

Al conseller de Educación, Vicent Marzà, le crecen los enanos. Ahora es el sindicato UGT, tradicionalmente próximo a las políticas socialistas, el que le afea su postura de dejar fuera del ámbito educativo a los interinos que no han podido obtener todavía el certificado de capacitación en valenciano. En concreto, la formación sindical manifestó ayer su preocupación por el tratamiento que están recibiendo los trabajadores de más antigüedad de Educación al exigirles nuevos requisitos como el lingüístico.

Al respecto, desde UGT recordaron que alrededor del 7% de los docentes (en su mayoría, interinos), al faltarle el requisito de la capacitación en valenciano, «no se les permite ya trabajar, aunque lo hayan hecho sin problemas en los últimos 30 años». Así, la formación lamentó que estos docentes «forzosamente excluidos de la adjudicación» de plazas se concentra en los cuerpos de maestros, profesores de Enseñanza Secundaria y profesores técnicos de FP, y supera la cifra de los 1.600, de los cuales, al menos más de 1.200 ocupaban el curso pasado una vacante.

Para UGT, según indicaron, «han fracasado las medidas que se arbitraron para facilitar que este profesorado, tras la moratoria de cuatro años, adquiriera la capacitación que precisa».

A juicio del sindicato, «la obligación de un Consell que se dice que rescata y protege a las personas y que garantiza los derechos de los trabajadores, entre ellos los de los docentes de la enseñanza pública, debería haber sido modificar la normativa que les impide trabajar, y arbitrar las medidas necesarias para facilitar su formación y los recursos necesarios para adquirirla».

UGT recuerda que solicitó al conseller de Educación, Vicent Marzà, una reunión urgente para solucionar este conflicto laboral, pero denuncia que «sólo hemos recibido la callada por respuesta».

Para el sindicato, «la decisión política estaba ya tomada» y «no hay voluntad política de cambiar nada en esta materia», por lo que insistieron en la necesidad de que el Consell «suavice» la aplicación de estas medidas y «proteja» al profesorado de mayor edad, experiencia y antigüedad en el sistema educativo.

Con todo ello, aseguraron ayer desde la formación sindical, se evitaría que «barreras de esta naturaleza u otras, trunquen su carrera profesional, les condenen al paro al final de su vida laboral y les impidan acceder dignamente a su merecida jubilación».

Fotos

Vídeos