Un acuerdo concede a la Marina más autonomía pero no resuelve la deuda

Ayuntamiento, Gobierno y Generalitat pactan que la comisión pueda contratar más obras para desatascar algunas inversiones pendientes

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

Más autonomía económica para el Consorcio Valencia 2007 aunque sigue pendiente un acuerdo sobre la deuda, enorme y asfixiante que atenaza a la entidad. Ese podría ser el resumen del acuerdo adoptado entre el Gobierno, la Generalitat y el Ayuntamiento para la entidad que gestiona la Marina, donde hay pendientes concesiones de gran calado, obras de reurbanización y rehabilitación de inmuebles.

El pacto ha sido dotar de más competencias a la comisión ejecutiva en detrimento del consejo rector, a la vista entre otros motivos de las enormes dificultades en cuadrar las agendas políticas y celebrar las reuniones. El último acordó la constitución de una comisión técnica para tratar el asunto de la deuda, donde todavía no hay acuerdo cerrado.

Algunas de las funciones que asume la comisión son la posibilidad de firmar contratos de hasta 250.000 euros, así como renovar los actuales o firmar convenios de colaboración con una dotación económica de hasta 100.000 euros, como es el previsto con la Diputación para desarrollar el Museo del Mar.

También aumentan las competencias financieras, salvo lo relativo a la deuda. Es el caso del renting de vehículos o de maquinaria, así como la venta de bienes, según precisaron fuentes cercanas al gobierno municipal.

La comisión técnica creada para analizar el plan de negocio y en última instancia la deuda se reunió por última vez en diciembre, aunque hay previstos más encuentros. En cuanto a la deuda, las mismas fuentes señalaron que la tesis del Consistorio no ha variado y pasa porque el Gobierno es el que debe asumirla, al igual que ha ocurrido con otros grandes eventos en España, como fueron las Olimpiadas de Barcelona 92 o la Exposición Universal en Sevilla el mismo año. El monto total supera los 400 millones y de momento está siendo pagada en su mayor parte por el Tesoro, aunque está escrito que el Consorcio debe devolver el dinero al organismo estatal.

Las nuevas competencias de la comisión técnica servirán para agilizar muchas obras, dado que se trata de un grupo de trabajo menos numeroso y donde están representadas todas las instituciones. Entre las decisiones de más calado, algunas con la participación obligada del consejo rector, se encuentra la concesión para todos los amarres de la dársena y la construcción de un nuevo varadero.

Este será sin duda el gran negocio que ofrecerá la entidad en lo que resta de mandato, una vez en funcionamiento el Veles e Vents y los edificios de la Escuela de Negocios EDEM y la Fundación Lanzadera.

Los amarres se ampliarán además con una ocupación mucho mayor de la dársena interior. El varadero se situará en la Marina sur, en una explanada donde se han celebrado en el pasado conciertos de música. También está pendiente la rehabilitación de los tinglados, la reurbanización del entorno y la construcción de una serie de jardines y zonas de descanso. En algunos casos, la entidad dispone de fondos propios y aprobados, pero en otros necesita la aprobación del consejo antes de tomar cualquier iniciativa.

Fotos

Vídeos