Los accidentes se disparan en Valencia y cuestionan la gestión de Ribó

Los siniestros superan a los de hace una década pese al descenso del parque móvil y los expertos apuntan como causa a los cambios en los planes de tráfico

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El anuario estadístico municipal, la fuente más oficial y fiable del Ayuntamiento, ha desvelado que 2016 no fue un buen año para el tráfico en Valencia . El balance del primer ejercicio completo del alcalde Joan Ribó y el gobierno municipal tripartito ha resultado negativo en lo que se refiere a los accidentes de circulación al experimentar un fuerte incremento respecto a 2015. El cambio en la gestión no ha tenido un resultado positivo al pasarse de 7.629 a 8.221 siniestros, con subida prácticamente en todo tipo de vehículos implicados.

La cifra es la peor desde hace una década y cuestiona por completo las modificaciones en el modelo de gestión del tráfico del Consistorio, una de las banderas que enarbola el tripartito desde que ascendió al poder en mayo de 2015. El motivo no se debe al incremento del parque móvil, que además ha registrado una bajada de 457.044 a 455.870 vehículos matriculados en Valencia.

Siguiendo con las comparaciones, hace diez años había 32.392 vehículos más. Justo antes de la crisis económica las compras de vehículos aumentaban cada año y a partir del momento del estallido de la burbuja inmobiliaria, descienden también los siniestros en el cap i casal.

Esta tendencia se rompe en 2012 con una subida muy pronunciada, que sigue de una manera suave hasta un ligero descenso en 2015, primer año (incompleto) del mandato de Ribó. Las causas del aumento son complejas y el presidente de la Asociación Valenciana de Autoescuelas, Juan Carlos Muñoz, matiza que deben analizarse al detalle los datos, aunque apunta algunos ejemplos de gestión fallida. «Tenemos el caso de la ruptura de la secuencia de semáforos en verde», cita en referencia a la llamada 'onda verde' que se ha eliminado en un puñado de ejes viarios y bulevares, con el propósito de reducir la velocidad excesiva. «Parece que no funciona, incluso diría que más conductores se saltan el semáforo en rojo», dice.

La Asociación de Autoescuelas critica la gestión actual de los controles de velocidad

Aunque el presidente de las autoescuelas apunta otro caso donde considera más fallida incluso la gestión del tráfico por parte del Ayuntamiento. Se trata de los controles de velocidad, donde las sanciones prácticamente se han duplicado el pasado año.

«No se para a los conductores, por lo que los controles no tienen la función de concienciación y advertencia, sino que son meramente recaudatorios», afirmó este experto, para señalar que cuando se detecta un vehículo a más de cien kilómetros por hora, la obligación de la Policía Local es detenerlo. «A 101 kilómetros por hora en ciudad se considera un delito, si no actúan de esa manera podría pensarse incluso en una prevaricación», estimó.

El grupo popular denunció el pasado octubre que las multas por exceso de velocidad habían pasado de 9.000 a 15.000 casos en apenas un ejercicio. Muñoz comenta por último que la ubicación de los radares es más que cuestionable. «Se ponen en los accesos, cuando lo mejor sería colocarlos en lugares transitados por peatones, para evitar atropellos».

En el último año contabilizado ha aumentado también el número de víctimas, que en el desglose por vehículos tiene más incidencia en los apartados de ciclomotores y motocicletas. En cuanto al tipo se incrementa en todos salvo en los siniestros de tranvías.

Todavía está lejos de estas cifras la bicicleta, que cada año ha cogido más auge en la ciudad, aunque ya empieza a tener peso específico en la estadística. Mientras que en 2015 fueron 416 bicis las implicadas en siniestros, el pasado ejercicio fueron 430. Los atropellos a peatones sufren también un incremento trágico al pasar de 372 a 451 casos.

La gestión de tráfico ha sido tan discutida este mandato que esta semana tuvo lugar una reunión del alcalde Ribó con representantes de entidades vecinales, comerciantes, empresarios, consumidores y de mercados municipales en la que estos trasladaron sus quejas por la poca información y la improvisación con la que a su juicio se toman decisiones en materia de movilidad en toda la ciudad pero sobre todo en el centro histórico.

El anuncio el pasado octubre por parte del concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, de una peatonalización provisional de la plaza del Ayuntamiento ha disparado todas las alarmas, pese a que el grupo socialista afirmó posteriormente su rechazo en favor de una reurbanización definitiva, que se dejaría para el próximo mandato. Esto se verá el próximo mes de abril, cuando se ha previsto el inicio de obras en la plaza de la Reina, que supondrá un corte de tráfico en el último tramo de la calle de la Paz, el argumento empleado por el edil para lo que denominó «urbanismo táctico» con la colocación de maceteros y otras barreras en la calzada.

El anuario municipal no incluye los datos de 2017, aunque en una respuesta de la comisión de Participación Ciudadana, el balance es que hasta el pasado 11 de diciembre se habían producido 7.912 accidentes de tráfico, lo que supone una media de 23 casos al día.

Se trata de un dato incompleto, aunque apunta a que el problema seguirá en lo que resta de mandato. La concejalía de Protección Ciudadana inició el 15 de diciembre de 2016 una campaña llamada 'Cinco sentidos' de prevención de accidentes de tráfico, donde el motivo principal fue intentar reducir la cifra de heridos leves al detectar un aumento en este apartado.

La concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, alegó en la presentación de esta iniciativa junto a la asociación Stop Accidentes que los despistes, el uso del teléfono móvil y otro tipo de casuística tenía mucho que ver con esta escalada. En 2015 fueron 3.210 heridos leves los registrados, mientras que un año después el balance había subido hasta los 3.799 casos. La concejal de Ciudadanos María Dolores Jiménez comenta sobre esto que las campañas de prevención «deben intensificarse y que sean mucho más eficaces».

«El transporte público sale perjudicado»

La presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, comentó la pasada semana que las causas del incremento de los accidentes es algo que «los expertos deben analizar, lo que nos preocupa es que la derivación de esto afecte a la eficacia del transporte público, lo que al final perjudica a todos los vecinos».

La Federación vecinal ya incluyó este problema en el balance de 2017 sobre la gestión municipal, al valorar la construcción de carriles bici y peatonalización de calles, aunque echaron en falta la ausencia de consulta previa en muchas ocasiones con las entidades vecinales afectadas. La dirigente vecinal insistió en que la compañía municipal «debe mejorar la frecuencia de paso y fomentar el servicio nocturno, para ayudar a reducir el tráfico privado» y en consecuencia disminuir las probabilidades de accidentes. Broseta comentó sobre los atropellos que también urgen más campañas de concienciación ciudadana. Habló del doble sentido de la avenida del Oeste, así como la apertura de varios carriles bici. «No digo que sea malo, sino que los peatones deben acostumbrarse a que se cruzan las calles de manera distinta».

«Cada día hay 73 afectados por siniestros»

El concejal de Ciudadanos Narciso Estellés comentó al hilo de los últimos datos provisionales a 11 de diciembre que «la estadística de accidentes es demoledora: cada 20 minutos un vecino de Valencia se ve implicado en un accidente de tráfico. El pasado año 73 afectados por accidentes de tráfico al día en Valencia». A la espera del cierre del ejercicio, lo que sí parece claro es que se mantiene la presión en todos los barrios. «En el mismo periodo ha habido 27.199 ocupantes de vehículos y 496 peatones implicados en siniestros en la ciudad de Valencia. Son cifras inasumibles y el concejal Grezzi tiene mucho que hacer en este ámbito, pero no actúa de la manera que debería hacerlo».

En opinión del edil, el Plan de Seguridad Vial para el cap i casal, promovido por el grupo municipal de Ciudadanos en 2015 y «copiado por Grezzi se está eternizando en su presentación y lo malo es que cuando se vaya a implantar haya casi acabado la legislatura». Aseguró que se trata de un tema de «voluntad política. Hace dos años ya exigimos que pusieran en marcha una campaña de «cero accidentes mortales» y por desgracia hemos alcanzado de nuevo cifras récord».

Fotos

Vídeos