Las Provincias

El Gobierno da 30 días a Ribó para que rotule las señales también en castellano

Una señal en valenciano en el centro. :: j. signes
Una señal en valenciano en el centro. :: j. signes
  • Una denuncia del CSI-F provoca que la delegación envíe un requerimiento por las indicaciones en calles como Colón o San Vicente Mártir

La Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana envió ayer un requerimiento al Ayuntamiento de Valencia para que en un plazo máximo de 30 días rotule también en castellano todas las señales colocadas en la calle únicamente en valenciano. Esta situación se da, sobre todo, en las nuevas limitaciones de aparcamiento, tanto de las motos en la acera en el centro como de los coches en el carril bus por la noche.

«La Delegación de Gobierno apuesta por fomentar el uso del valenciano pero siempre cumpliendo la ley», explicó el delegado del gobierno, Juan Carlos Moragues, que subrayó que la seguridad vial es «un tema muy importante»: «Rotular únicamente en valenciano impide que personas que no conozcan el valenciano cumplan las normas».

La rotulación de las señales únicamente en valenciano vulnera la legalidad vigente ya que el artículo 56 del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial establece que «las indicaciones escritas de las señales se expresarán, al menos, en la lengua española oficial del Estado». Asimismo, el artículo 138 del Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, aprobado por Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo señala que «las indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías públicas, e inscripciones, figurarán en idioma castellano y, además, en la lengua oficial de la comunidad autónoma reconocida en el respectivo estatuto de autonomía, cuando la señal esté ubicada en el ámbito territorial de dicha comunidad autónoma».

Este tema se abordó ayer durante la reunión que mantuvo Moragues con el presidente de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), Miguel Borra, y el presidente de CSI-F en la Comunitat Valenciana, Daniel Matoses, que trasladaron al delegado su preocupación por la política lingüística del Consell en materia de empleados públicos.

Moragues insistió en que la Delegación de Gobierno apuesta por fomentar el uso del valenciano sin imposiciones ni obligaciones que limiten el uso del castellano ni se produzca discriminaciones por uso de lengua. «Por ello, como garantes del cumplimiento de ordenamiento jurídico, se velará para cualquier norma cumpla la Constitución y la legalidad vigente», comentó el delegado del gobierno.

Las nuevas señales se han instalado en calles como San Vicente Mártir o Colón. Hacen referencia, sobre todo, a la prohibición de aparcar motos en la acera, aunque también a la de estacionar en el carril bus por la noche. Estas últimas fueron instaladas esta misma semana, cuando entró en vigor la prohibición.

Cabe recordar que nada de lo que ocurrió ayer es nuevo. Hace exactamente un año, en mayo de 2016, el CSI-F ya denunció la colocación de señales sólo en valenciano por parte de la concejalía de Movilidad que dirige Giuseppe Grezzi en la avenida María Cristina tras la peatonalización de la zona. Los hechos se repiten. Entonces, el Consistorio pidió un informe jurídico para saber si debía obedecer a la delegación o no. El resultado fue favorable al Gobierno, lo que obligó a la concejalía de Movilidad Sostenible a rotular las señales tanto en castellano como valenciano. Lo hizo la tarde antes de que finalizara el plazo dado por la delegación, también de 30 días.

Ya entonces, CSI-F insistía en la inseguridad jurídica que las señales en valenciano entrañan para los agentes de la Policía Local que multen a quienes las incumplan, porque esas sanciones se pueden recurrir si el sancionado argumenta que no conoce el idioma. Además, guías turísticos alertan de que los turistas que deciden circular en bicicleta por la ciudad preguntan en no pocas ocasiones qué significan las señales en valenciano colocadas junto a los carriles bici. Preguntado por este diario, el Ayuntamiento no quiso ayer hacer declaraciones al respecto del requerimiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate