Las Provincias

Valencia incluirá en el callejero a activistas anarquistas y comunistas

video

Rótulo de la avenida Barón de Cárcer, ayer. :: lp

  • El dramaturgo que puso letra a la Marcha Real y un beatificado por la Iglesia, entre otros, desaparecerán de las calles en 2018

«Hemos iniciado los trámites para que Valencia comience a salir de la ilegalidad». De esa manera tan contundente se expresó ayer la concejal de Cultura, Glòria Tello, antes de desvelar el listado de las 51 calles del cap i casal que perderán su denominación actual en favor de otras que serán aprobadas por la junta de gobierno. En síntesis se trata de dar cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica eliminando rótulos de nombres vinculados al régimen franquista, aunque entre las incorporaciones se han colado en una primera lectura hasta 16 casos de personas de relevancia política de ideología socialista, comunista y hasta anarquista.

Este particular cambio de cromos ha tardado casi dos años en ver la luz debido a que se ha querido «cumplir todos los trámites» y evitar casos como el del Ayuntamiento de Alicante y antes el de Madrid, que debieron rectificar algunos de los cambios en sus callejeros. Este verano se pondrán las nuevas placas, que convivirán con las actuales un año, para «no perjudicar a vecinos y comerciantes», dijo. A mediados de 2018 se quitarán las viejas.

Aún así, llama la atención la abundancia de intelectuales y líderes políticos que durante la Guerra Civil y el franquismo se significaron por su oposición al régimen. Hay casos muy claros como el de Alejandra Soler, la llamada abuela del 15-M y recientemente fallecida, quien obtuvo durante su exilio en Rusia las máximas condecoraciones soviéticas.

El profesor José Ballester Gozalvo fue miembro activo del Gobierno de la República en el exilio, desde el que hostigó a los gobiernos de Francia y Estados Unidos por su colaboracionismo con la dictadura franquista. El también docente Higinio Noja redactó poco después del levantamiento de julio de 1936, el diario UGT-CNT, órgano del Comité Unificado Antifascista. Durante los años bélicos formó parte del Consejo de Economía de Valencia, institución para la que redactó informes sobre las colectivizaciones y el programa económico revolucionario.

Federica Montseny fue una política y sindicalista anarquista, ministra durante la II República, siendo la primera mujer en ocupar un cargo ministerial en España. Elena Just fue presidenta de honor del Partido Unión Republicana Autonomista.

Son algunos ejemplos, donde podría añadirse a Enriqueta Agut, secretaria de la Agrupación Femenina de Izquierda Republicana y de la Agrupación de Mujeres Antifascistas. También el arquitecto Just Ramírez aparece como fundador del Moviment Comunista del Pais Valencià. Pilar Soler tuvo un papel importante en la Revista de las Mujeres Antifascistas.

Los cambios, dijo Tello, responden al estudio realizado por el Aula de Historia y Memoria Democrática de la Universitat de València, coordinado por el profesor Antonio Morant. Los investigadores han trabajado las rotulaciones aprobadas de abril de 1939 hasta la primera Corporación democrática en 1979.

La concejal aseguró que los cambios se han hecho «desde el máximo respeto a la ley, y desde el convencimiento de que la ciudadanía tiene derecho a que las vías públicas sean lugar de encuentro y no de enfrentamiento o agravio».

Entre las calles retiradas llama la atención la actual plaza Eduardo Marquina, periodista y dramaturgo fallecido en 1946, autor de la letra de la Marcha Real (himno nacional) por encargo de Alfonso XIII. Esta plaza se dedicará a Joan Fuster, uno de los ensayistas más influyentes en lengua catalana del siglo XX.

También la supresión del rótulo Barón de Cárcer, pese a que Joaquín Manglano fue alcalde de Valencia de 1939 a 1943 y procurador en las Cortes Españolas. Pasará a llamarse avenida del Oeste. También la eliminación de la calle José María Corbín Ferrer, declarado beato por la Iglesia en 2001. Miembro de la Comunión Tradicionalista, fue fusilado en un barco prisión en Santander, donde fue apresado.

Los criterios para renombrar las calles han tenido en cuenta la recuperación de denominaciones antiguas, como la avenida de la avenida del Oeste. También las propuestas del Consell Municipal de la Dona para dar visibilidad al papel histórico de las mujeres en el callejero. La mitad de las nuevas rotulaciones se harán en clave femenina.

También se han tenido en cuenta antiguos dictámenes de la comisión de Cultura o mociones aprobadas en legislaturas anteriores, que no se habían implantado nunca. Es el caso de la calle dedicada al activista vecinal Félix del Río, que será el nuevo nombre de la calle Doctor Marco Merenciano.

El cuarto criterio recoge las peticiones vecinales, como el fotógrafo Agustí Centelles. Otro lote pertenece a personas que han contribuido a la cultura en Valencia, como el Equipo Crónica o el arquitecto Javier Goerlich. De los 51 nombres de calles a cambiar, se «resignificarán» otras 4: las plazas América y Galícia, la avenida Portugal, y la calle Belchite, que mantendrán su nombre, pero en cuyos expedientes se cambiarán las razones de la rotulación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate