Las Provincias

Las dudas del plan antipobreza

La vicepresidenta Mónica Oltra, ayer, durante la presentación del plan en la Beneficencia. :: lp
La vicepresidenta Mónica Oltra, ayer, durante la presentación del plan en la Beneficencia. :: lp
  • Igualdad confecciona un documento con las líneas estratégicas que deben seguir los gobiernos autonómicos y locales para mejorar la inclusión

  • Expertos se muestran escépticos ante la efectividad de la nueva herramienta

El centro cultural la Beneficencia de Valencia acogió ayer la presentación del denominado Plan Valenciano de Inclusión y Cohesión Social (Vics) «una herramienta de ordenación de las acciones y medidas de inclusión vinculadas al territorio que permitan trabajar contra las desigualdades, tanto sociales como relacionales que afectan a la ciudadanía», como resumieron desde la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas.

Durante el acto, tuvo lugar una mesa redonda con algunos expertos que valoraron la conveniencia del plan y sobre el que mostraron ciertas dudas. Amparo Moreno, participante en uno de los grupos de expertos que asesoró al Consell en su confección y patrona de la Fundación Novaterra, se mostró escéptica sobre la utilidad de esta instrumento. «No es el primer plan en el que colaboro y siempre te queda la duda de si sirve para algo», apuntó. Este escepticismo lo volcó sobre la ejecución del plan. «Debe ser la guía para todas las políticas que se hagan en las consellerias, pero no se puede firmar un documento y que se haga lo contrario», añadió. En esta línea recordó, por ejemplo, que la convocatoria de ayudas a la vivienda se llevó a cabo «sin consultar a los sociales, que eran los que tenían que tramitarlas» o que «Igualdad no es la que tiene que sacar las subvenciones para inserción laboral, eso lo tiene que hacer Empleo».

Virginia Sanchis, vicepresidenta de la Red Europea de lucha contra la pobreza y la exclusión social en la Comunitat, indicó que comparte el escepticismo de Moreno, «pero yo soy más optimista». Así, resaltó que si el plan se dota de presupuesto y recursos humanos «será eficaz».

Para Isabel Lozano, concejal de Valencia de Igualdad y Políticas Inclusivas, «el planteamiento es muy ambicioso, veremos la realidad».

Por su parte, el secretario autonómico de Inclusión, Alberto Ibáñez, replicó que «esperamos que el escepticismo se convierta en ilusión».

Tras esta mesa redonda, la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, detalló que el plan Vics, que tiene vigencia hasta 2022, está estructurado en tres ejes básicos, seis líneas estratégicas y 47 objetivos, que se concretan en 486 actuaciones que se están poniendo en marcha por parte de las seis consellerias que han participado responsables en los ámbitos sanitario, educativo, cultural, de vivienda y de servicios sociales, y que para el presente ejercicio representan un presupuesto global de 786 millones de euros. Entre estas acciones, en las que se incluye la futura renta de inclusión, el programa xarxallibres o las ayudas para dependientes, destaca también una orden que está preparando el Consell para dar 500.000 euros en ayudas para que los municipios impulsen sus propias evaluaciones y planes locales de inclusión y cohesión social,

Oltra añadió que éste es un plan «diseñado colectivamente» entre la Generalitat y el sector, con el objetivo de «garantizar una vida digna basada en la inclusión social y la autonomía personal».